sábado, agosto 12, 2017

El 12 de agosto del año ...

***   ... 1971 tras torear la sexta corrida de la Semana Grande de San Sebastián el diestro Antonio Ordóñez tomó la decisión de retirarse de los toros. Se lidiaron seis toros de los Hijos de Pablo Romero, de Sevilla, para el rondeño, Paco Camino y el mejicano Curro Rivera.

Fracaso estrepitoso y rotundo el obtenido por Ordóñez, no pudo con ninguno de los toros de su lote, ni con el capote, ni con la muleta, ni con la espada. Los ganaderos enviaron toda una corrida de toros, de las que aparecen muy de tarde en tarde, pero que no debió ser problema para un torero veterano con recursos suficientes para superar cualquier clase de antagonista. Le faltó voluntad, arrojo y honradez profesional para no dar la imagen tan deplorable que todos los espectadores tuvieron que presenciar. Tanto su actuación como la de Paco Camino, tal para cual, fueron la nota discordante a la actuación del bisoño Curro Rivera, cortó las dos orejas en el tercero y fue aplaudido al acabar con el que cerró plaza.


El 16 de agosto de 1981 regresó a los ruedos en Palma de Mallorca donde se lidiaron tres toros de Eusebia Galache de Cobaleda, corridos en primero, segundo y sexto lugar, y tres de Sepúlveda de Yeltes. Se mostró falto de sitio. Acabó con su primero de cuatro pinchazos. En el cuarto estuvo a la defensiva, se le abroncó con fuerza cuando terminó con el toro de la manera que le vino en gana. Joaquín Bernadó y Manolo Cortés fueron sus compañeros de cartel.

Al día siguiente toreó en Ciudad Real en la segunda corrida de feria. Cuatro toros de Carlos Núñez y dos de Antonio Ordóñez-Urquijo, lidiados en tercero y quinto lugar, bravos. Escuchó pitos a la muerte de su primero y bronca al acabar con el cuarto. Fue multado y lo despidieron con gritos de ¡fuera! ¡fuera!. Actuó junto a Joaquín Bernadó y Niño de la Capea. Tras esta corrida se retiró definitivamente.

No hay comentarios: