domingo, mayo 21, 2017

El 21 de mayo del año ...

***   ... 1991 el colombiano César Rincón (Julio César Rincón Ramírez), de verde esmeralda y oro, salió por primera vez a hombros de la plaza de toros de Las Ventas. Se lidiaron seis toros de herederos de don Baltasar Ibán que fueron estoqueados por los espadas Curro Vázquez, Armillita Chico y el que ahora es objeto de nuestra atención.

Fue en el toro que que cerró plaza cuando César impresionó a los presentes, aparte de su valentía, por la rapidez con que vio las condiciones de su antagonista. Tras conseguir reducir las primeras y ásperas arrancadas se llevó el toro a los medios al advertir que se rajaba en el tercio. Allí construyó una emotiva faena a base de largos naturales de mano baja, lentos y mandones, redondos con enjundia rematados con pases de pecho de cabeza a rabo, de media estocada al encuentro epilogó su quehacer en este toro, el premio de las dos orejas propició la salida en hombros de la plaza.

No se conformó César Rincón con el éxito obtenido que veinticuatro horas después volvió a dar una gran tarde de toros en el coso venteño. El público se le volvió a entregar cuando de nuevo sacó a relucir ese valor que nace del conocimiento, con el engaño por delante embarcaba las embestidas con un temple exquisito y al rematar las suertes dejaba la muleta en la cara para dar continuidad a las mismas. Rincón, de palo rosa y oro, fue ovacionado tras acabar con su primero de dos pinchazos y estocada. En el sexto, estocada, dos orejas y salida en hombros. Se lidió un toro de Alcurrucén y cinco de Murteira Grave, Ruiz Miguel y Espartaco completaban la terna.

Una vez más, el 6 de junio, repitió la hazaña de la Puerta Grande en la corrida de la Beneficencia con toros de Samuel Flores, junto a Ortega Cano que le acompañó en la salida a hombros al conseguir igual número de trofeos. Ambos cortaron dos orejas y una en sus respectivos astados.

Por cuarta vez consecutiva en una misma temporada el colombiano, de rosa y oro, volvió a salir a hombros por la Puerta Grande de la Monumental de las Ventas. Fue el 1º de octubre cuando en el quinto, de Joao Moura, muy encastado, le fueron concedidas las dos orejas, en el primero de su lote cortó un apéndice. El cartel lo completaban José María Manzanares y David Luguillano.



No hay comentarios: