domingo, marzo 19, 2017

El 19 de marzo del año ...

***   ... 1952 el torero César Rincón salió a hombros de la plaza Monumental de Barcelona a pesar de no haber cortado ninguna oreja y de recibir un aviso.

Se lidiaron seis novillos de José Manuel Domécq y dos del marqués de Domécq, de mucha casta que llegaron enteros al último tercio, para Mariano Martín (Carriles), Antonio Chenel (Antoñete), Fernando Jiménez y el que ahora es objeto de nuestra atención.

El caraqueño fue muy aplaudido en sus dos toros al torear de capa y poner banderillas. Le ovacionaron en su primero tras una faena variada que remató de una estocada y varios intentos con el de cruceta. Al que cerró plaza le toreó de muleta con valentía, faena artística que puso fin de estocada entera y un descabello, el novillo cayó al tiempo que sonaba un aviso. Al no conceder el presidente la oreja que solicitaba el público fueron varios los que saltaron al ruedo y le sacaron de la plaza en hombros.

Carriles fue aplaudido en ambos. Antoñete dio la vuelta en su primero y pasó a la enfermería tras dar muerte al sexto, tenía una herida incisa en la cara palmar del dedo meñique de la mano izquierda, de pronóstico leve. Fernando Jiménez fue ovacionado en su primero y cortó una oreja en el séptimo.

No hay comentarios: