viernes, septiembre 30, 2016

El 30 de septiembre del año ...

***   ... 1944 el banderillero requenense Basilio Martínez Ruíz (Niño de Valencia) falleció a consecuencia de la herida que le infirió el novillo "Atrevido", de la ganadería de don Bernardino Giménez (en 1941 adquirió del Marqués de Villamarta un lote de vacas y dos sementales, con lo que formó la nueva ganadería), en el coso balear de Inca la tarde del 30 de julio anterior.

Actuaba a las órdenes del novillero Ángel Vicente (Morenito de Belmonte), la herida fue en el escroto y, aunque en principio no se la dio importancia, su estado se fue agravando hasta que se produjo el óbito dos meses más tarde.

Natural de Requena (Valencia) vino al mundo el 28 de febrero de 1907. Se presentó como novillero en Madrid el 4 de agosto de 1935 estoqueando reses de Anastasio Martín, tuvo como compañeros de terna a Emeterio Arrebas (Corchaíto), Luis Prados (Litri II) y José Chalmeta Buch, el primero fue cogido por el que abrió plaza y sufrió una herida en la región escrotal con rotura de la pared abdominal. Ante las pocas actuaciones con los trastos toricidas pasó a formar parte del escalafón de plata.

                                                          (Plaza de toros de Inca)

jueves, septiembre 29, 2016

El 29 de septiembre del año ...

***   ... 1884 en este lunes se inauguró la plaza de toros del Puente de Vallecas, Plaza de las Erillas Bajas, situada entre la que hoy es Avenida de la Albufera y las calles Sierra Carbonera y Arroyo del Olivar.
Se lidiaron tres novillos de Casiano Olmos, de Chozas (en la actualidad Soto del Real) y otros tres de Miguel Guerrilla, de Colmenar Viejo. Los astados que salieron a la plaza llevaban por nombre, respectivamente, los de Naranjero, Sargento, Platero, Vinatero, Bonito y Azafranero. En total tomaron 48 varas, derribaron en 17 ocasiones y dejaron para las mulillas a 9 jamelgos.

Se encargaron de su lidia y muerte Tomás Parrondo (El Manchao), de morado y oro, -amigo íntimo desde la infancia de Ángel Caamaño "El Barquero", articulista y crítico taurino cuya pluma gozó de máxima popularidad en su tiempo y que, siguiendo las huellas del primero, le picó la tarántula de la tauromaquia e intentó emularle hasta abandonar totalmente el toreo práctico sin, según él mismo decía en su "Ego Sum", anunciar su despedida ni aún a su inseparable compañero el miedo- y Raimundo Rodríguez (Valladolid), de morado y plata. El ganado cumplió y los espadas pusieron todo de su parte para que la corrida resultase del agrado del numeroso público que acudió a presenciar el festejo, escucharon muchos aplausos. (Fotos: izda.El Manchao, dcha. Valladolid)

Los materiales que se emplearon para su construcción fueron ladrillo, madera y hierro. Estaba dividida en cuatro tendidos con capacidad para cuatro mil doscientas personas. Cada tendido, compuesto de diez graderías de madera, clasificaba los asientos como barreras, contrabarreras, primeras y segundas filas, tabloncillos, sobrepuertas, meseta de toril y asientos sin numeración. Disponía de cinco palcos situados frente a los toriles, el central estaba destinado a la Presidencia y tenía cabida para 18 personas. Cada uno de los cuatro palcos restantes estaba dividido en 12 asientos.
El ruedo tenía un diámetro de 37 metros. La barrera medía 1,60 metros de altura. Dentro del callejón había seis burladeros y cuatro puertas, incluyendo la de toriles, daban acceso al redondel. Disponía de varios corrales, cada uno para tres reses, y contaban con todo lo necesario en herraje y contrapuertas.

                                              (Plaza de Toros del Puente de Vallecas)

lunes, septiembre 26, 2016

El 26 de septiembre del año ...

***   ... 1987 en la plaza francesa de Nimes, con lleno hasta la bandera, tomaron la alternativa los novilleros Miguel Béz Spínola (Litri) y Rafael Camino Sanz. Con un ambiente tremendamente emotivo hicieron el paseíllo acompañados de sus progenitores que actuaron de padrinos de sus respectivos hijos.


Se lidiaron seis toros de Jandilla, bien presentados pero con las fuerzas justas. Destacaron tercero, cuarto y sexto, muy buenos.

Litri hijo, de blanco y oro, anduvo embarullado, valiente, bastante precipitado y con poco sitio. La ocasión le pudo y estuvo lejos de torear como lo venía haciendo en tardes precedentes. Acabó con el de su alternativa de pinchazo y media estocada, dio una vuelta al ruedo.
Al quinto lo mató de una estocada y volvió a recorrer el anillo con la oreja de su enemigo.

Rafi Camino, de blanco y oro, se empleó con ansias de triunfo aunque en la faena a su primero los muletazos le salían bastantes despegados, se arqueaba demasiado. Acabó con su oponente de estocada y cinco descabellos, fue silenciada su labor. Igual ocurrió en el sexto al que mató de pinchazo, estocada atravesada y cinco dscabellos, dio la vuelta al ruedo.


Miguel Báez Espuny (Litri), de verde y oro, lidió el tercero y pronto de le vio que había acudido a torear con el valor y ese gran corazón que siempre le caracterizó, lo de sólo cumplir no iba con él. Toreó con sobriedad, reposado y en cercanías, con la personalidad de siempre. Tras una estocada le concedieron un apéndice y hubo de dar dos vueltas al ruedo.

A Francisco Camino Sánchez, de azul y oro, le correspondió el mejor toro de la tarde. Volvió a demostrar ser uno de los mejores toreros de todos los tiempos, haciendo un toreo clásico, un toreo puro. Toreó con ritmo, con armonía, con hondura y con ese magisterio propio de aquellos que han sido tocados con la varita de lo sublime. Mató a su toro de una estocada y le fue concedida una oreja, dio dos vueltas al ruedo.

Para que la tarde no dejara de ser intensa, inolvidable y festiva, los cuatro matadores fueron sacados de la plaza en hombros.


domingo, septiembre 25, 2016

El 25 de septiembre del año ...

***   ... 1963 debutó como novillero en la plaza de toros de Madrid el cordobés Gabriel de la Haba Vargas (Zurito), hijo del que fuera matador de toros Antonio de la Haba Torreras (Zurito) y nieto del gran picador que hizo famoso tal apodo, Manuel de la Haba Bejarano.

Se lidiaron seis novillos salmantinos de don Salustiano Galache y estuvo acompañado por Luis Parra (Jerezano) y Agustín Castellanos (El Puri).

El tercer novillo de la corrida, chico como el resto del encierro, se diferenciaba de ellos por su desarrollada cornamenta. Manso, distraído y soso, hizo que nada pudiese hacer con la muleta el neófito a pesar de su voluntad y valentía. Lo finiquitó de un pinchazo y media estocada.
El que cerró plaza fue otro novillo de escasa presencia al que Zurito muleteó con facilidad pero lo mató mal, quedándose en la cara le recetó tres pinchazos y una estocada.

Jerezano cumplió en los dos de su lote y El Puri resultó herido muy grave al matar al quinto, le infirió una cornada de 20 cm. de extensión en triángulo escarpa derecho, que seccionaba la vena femoral y colaterales, contundiendo la arteria y arrancando colaterales de la misma.

sábado, septiembre 24, 2016

El 24 de septiembre del año ...

***   ... 1983 en la plaza Monumental de Barcelona se despidió de los ruedos el diestro colomense Joaquín Bernadó Bertomeu. Se enfrentó en solitario a tres toros de don Antonio Pérez y tres de Pérez Angoso, tuvieron un juego desigual y dificultaron el lucimiento del torero. Llevaba 27 años como matador de toros.

Escuchó Bernadó palmas en su primero. Cortó una oreja en el segundo. Fue ovacionado tras matar al tercero. En el cuarto tuvo división de opiniones. Escuchó una fuerte ovación en el quinto y fue izado en hombros en la vuelta al ruedo tras acabar con el que cerró plaza. Al finalizar la corrida también se cortó la coleta el banderillero Rafaelillo.

Joaquín Bernadó ha sido uno de los mejores matadores de toros catalanes de la historia. Torero de maneras finas y depurado arte que llevaba por montera la honestidad en los ruedos, pero deficiente estoqueador.


miércoles, septiembre 21, 2016

El 20 de septiembre del año ...

***   ... 1931 Manuel Crespo (Crespito) recibió una cornada gravísima en un muslo, por un novillo de Torres, en la plaza de toros del municipio madrileño de Torrelaguna. Al demorar su ingreso en el Sanatorio de Toreros de Madrid la herida se le complicó y hubieron de amputarle el miembro dañado, tal medida resultó tardía dejando de existir el siguiente 28 de octubre. (?)



Nació en el barrio de Triana de la capital hispalense el 17 de octubre de 1884. Se inició en la profesión formando parte en la cuadrilla de su tío Joaquín Navarro (Quinito) en los años 1901 y 1902, en este último hizo sus pinitos como matador de novillos. Se afincó en Marsella basando su actividad en el mediodía francés, por aquel entonces usaba el apelativo de "Quinito Chico". En 1924 se trasladó a Madrid y retornó al escalafón de plata, entre otros toreó a las órdenes de los "Valencia". El 17 de julio de 1926, en la Monumental de Barcelona, un novillo de Santos le hirió gravemente en el bajo vientre.

En algunas publicaciones figura como fecha de su fallecimiento el 28 de octubre de 1926, data errónea si nos atenemos a lo que con fecha 1º de enero de 1932 el diario ABC publicaba en su sección taurina. Don Gregorio Corrochano citaba a aquellos toreros que con mayor o menor fortuna habían sido víctimas de los toros en el año que acababa de expirar. En el apartado de fallecidos figuraban:
-- Eugenio Soto (Sotito), banderillero, murió a consecuencia de la cogida sufrida en Haro, el día 29         de junio.
-- Miguel Olza (Vaquerín) murió por la cogida del 30 de julio en Calasparra.
-- Francisco Vega (Gitanillo de Triana) cogido en Madrid el 31 de mayo. 
-- Isidoro Toró (Alcalareño), muerto a consecuencia de la cogida en Madrid el 23 de agosto.
-- Francisco Llopis, banderillero, herido en Parla el 14 de septiembre.
-- Rafael Ruíz (Rafaelillo), murió a consecuencia del tétanos.
-- Manuel Crespo Crespo (Crespito) banderillero, murió a consecuencia de la cogida sufrida en             Torrelaguna el 20 de septiembre.
-- Mariano López (Regional), murió en el hospital a consecuencia de una cogida en Tetuán.
-- Carmelo Pérez, mejicano, a consecuencia de una cogida que traía.
Total nueve muertos.


Indagando la veracidad de las fechas me encuentro con que en el mismo diario, de fecha 24 de octubre de 1931, y en su página 5, se publicaba una fotografía en la que estaba el infortunado Crespito acompañado de su esposa en una habitación del Sanatorio de Toreros, el texto que la acompañaba decía: "En el Sanatorio de Toreros ha fallecido el banderillero Manuel Crespo (Crespito) . Crespito sufrió hace tiempo una gravísima cogida en Torrelaguna. Su esposa no se apartaba un momento de su lado. Ahora el fallecimiento le ha sobrevenido a consecuencia de una miocarditis." (Foto: Alfonso)

Esto último nos viene a indicar que la fecha del 28 de octubre tampoco es la correcta. 

lunes, septiembre 19, 2016

El 19 de septiembre del año ...

*** ... 1920 enorme expectación había levantado la alternativa del asturiano Bernardo Casilles Puerta, en la plaza de toros de Buenavista de la capital ovetense. Desde horas antes del comienzo del festejo ya estaban agotadas todas las localidades, pese a que el importe de las mismas había subido una barbaridad.

Al hacer el paseíllo Casielles fue silbado por parte de sus paisanos por cobrar 15.000 pesetas como honorarios de su alternativa. Se lidiaron toros del duque de Veragua, el cuquillo Julián Sáinz (Saleri II) se encargó de cederle los trastos en presencia del jerezano Juan Luis de la Rosa.

El toricantano brindó su primero,"Marqués", al abogado don Benigno Arango, inició la faena con seis artísticos muletazos pasándose muy cerca a su enemigo, un natural ligado con uno de pecho para en rectitud cobrar una estocada en lo alto que tumbó al toro. Le concedieron las dos orejas y el rabo y en la vuelta al ruedo se desató el delirio del público.
Muleteó valiente al que cerró plaza, un puyazo había afectado mucho la vista al toro, y tras dos pinchazos y media en buen sitio recorrió el anillo entre ovaciones. Lo sacaron de la plaza en hombros. Casielles se convirtió en el tercer matador de toros asturiano a lo largo de la historia.

Saleri II no se fió en su primero al que despachó de un pinchazo, media atravesada y dos sablazos. A su segundo lo mató de una buena estocada y cortó una oreja. De la Rosa escuchó dos avisos en el tercero y estuvo regular en el quinto.


Nació en Gijón el 25 de junio de 1895. Debutó en Madrid como novillero el 17 de junio de 1917 alternando con Enrique Rodríguez (Manolete II) y José Zarco, estoqueó uno de Contreras y otro de Salas. Fortuna le confirmó la alternativa en Madrid una semana después de haberla tomado, con Emilio Méndez de testigo y toros de Villalón. A los tres años escasos de ser matador de toros abandonó la profesión.

domingo, septiembre 18, 2016

El 18 de septiembre del año ...

***   ... 1999 durante el desembarque de unos toros en la finca "El Vecino", hacienda ubicada a 20 km. de Salamanca, en el municipio de Matilla de los Caños, el mayoral de la ganadería de Los Bayones, Bienvenido García Santos, de 53 años de edad, fue corneado por uno de ellos.

Pensó el infortunado que los astados ya habían pasado al corral y no se dio cuenta que uno de los bovinos se había quedado rezagado. Cuando el animal entró en los corrales cogió desprevenido a Bienvenido y le infirió varias cornadas.

Se le trasladó con rapidez al Hospital Clínico Universitario de la capital salmantina falleciendo al poco tiempo de entrar en el quirófano.
Los toros con los que estuvo trajinando estaban destinados a la feria de Valladolid.

                                             (Toros de la ganadería de Los Bayones)

sábado, septiembre 17, 2016

Historias para no dormir

***   Ojeando revistas antiguas comprobé como un señor que decía llamarse Jose Luis Aguado firmó un artículo que con el título de "Sucedió en la dehesa. Las penalidades de Veleto", se publicó el 26 de agosto de 1964 en el semanario Burladero, Año I - Nº 8

Comenzaba diciendo que: "Veleto, desde que fue eral, había demostrado siempre su casta, su bravura y su alegría. Nació negro, como debe ser un pecado mortal, (...)

Veleto se había convertido, en sus cuatro años largos de vida, en un motivo de conversación de los mozos y vaqueros cuando, alrededor de la lumbre, contaban historias y sucedidos del ganao. No había otro toro más luchador, ni más noble, ni más valiente. (...)

El tiempo se le había hecho corto a Veleto. Si hubiese podido hablar o manifestar sus sentimientos, habría podido decir que durante cuatro años tuvo todo lo que quiso. Paseos junto a la ribera, triscando la fresca hierba húmeda y sabrosa; luchas a la luz de la luna con alguno de los toros que tratara de poner en duda su fiereza; comida abundante, pasto y heno, pienso, un abrevadero de manantial al otro lado de la dehesa, donde era un placer beber agua cristalina, a pesar de la larga caminata que suponía llegar hasta allí; pero no importaba, se ensanchaban los pulmones, las patas se endurecían y se adquiría fuerza, ese don tan maravilloso que le hacía siempre vencer y, lo que es mejor, tener confianza en sí mismo. Sí, Veleto era un toro extraordinariamente felíz, hasta que un día ...

Los visitantes llegaron cerca de donde pastaban los toros con esa despreciativa indiferencia que las reses bravas parecen tener en el campo. El grupo de hombres a caballo estudió detenidamente el rebaño... Entre los seis toros elegidos estaba Veleto.

Desde que fue elegido para ser lidiado en una corrida de postín hasta el día que le tocó salir al ruedo, caliente y brillante sol, Veleto llegó a tener noción del tiempo. Y del hambre. Porque desde entonces Veleto estuvo a dieta; no volvió a probar las algarrobas, ni el pienso, ni los garbanzos negros, ni la cebada. Solamente hierba y hierba, que le lustraba la piel, pero le mermaba las fuerzas. Ya no paseaba, porque una cerca de espinos le retuvo, durante semanas, con los otros cinco toros, con una inactividad pasiva y aburrida. Las patas fueron perdiendo vigor y los músculos, reflejos.

Después fue peor. Sintió el tormento de la lima en sus astas, que se quedaron menguadas; y el encierro hasta la asfixia en un cajón estrecho; y tremendos golpes en los riñones con sacos de tierra; y luego, en los corrales de la Plaza, comió hierba seca mezclada con terrones de sal, que le producían sed y llagas en la lengua. Y así, como una sombra fantasmagórica de aquel Veleto de la dehesa, con los ojos enrojecidos y la carne febril, salió a ser lidiado una tarde de fiesta en una Plaza castellana.

Y como era un toro de casta luchó hasta el final. Se arrancó de largo a los caballos una y otra vez, a pesar del escozor de muerte que le producía la puya, manejada hábilmente. Y persiguió a los banderilleros, y si no alcanzó a alguno fue porque sus cuernos, disminuidos de tamaño, no alcanzaron al torero al hacer el derrote. Y luego, sin abrir la boca, a pesar de estar medio muerto, siguió a la muleta sin perderla la cara, con fiereza y con bravura. Al final se paró. No podía más; el corazón parecía salirle del pecho; sus fuerzas estaban agotadas; se desangraba...
Fue entonces cuando el matador aprovechó para, entre clamorosas ovaciones, acariciar el testuz y los cuernos mutilados del toro que, roto, esperaba el fin.
Cuando la espada entró como una flecha en el valiente corazón del toro, Veleto tuvo la visión de llegar a una dehesa a la que van los toros de casta que saben morir en la plaza."

¡Toma ya! 
¡Qué ancho se debió quedar el tal José Luis Aguado!

¡De qué iba este señor! Ni al más ferviente antitaurino, de los innumerables que hoy deambulan cerca de las plaza de toros convertidos en esbirros al mandato de jefes corruptos y extorsionadores, que sólo anhelan el poder y enriquecimiento personal, se le hubiera ocurrido tamañas necedades.

Solamente una mente enfermiza o con diarrea mental hubiera podido parir tales barbaridades, más propias de un pensamiento ayuno de percepción de la realidad. También pudo ocurrir que estuviese poseído por don C2H6O, porque ni como broma de mal gusto es pasable.

De todas las maneras a uno le tranquiliza saber que, a pesar de todas las penurias padecidas por Veleto, nació negro, tal y como debe ser un pecado mortal.
¡Y encima no cogió la varicela!

¡Anda ya! José Luis Aguado.


viernes, septiembre 16, 2016

El 16 de septiembre del año ...

***   ... 1919 por lo insignificantes y mansedumbre de los toros de Montesinos y marqués de los Castellones que fueron lidiados en la feria de Aranda de Duero los días 15 y el que nos ocupa, a punto estuvieron de provocar un grave conflicto, se encargaron de su lidia y muerte los diestros Paco Madrid y Julián Sáinz (Saleri II).


Si la celebrada el día 15 fue un desastre, la de este día promovió un formidable escándalo, durante la lidia del quinto toro, el público, enfurecido, invadió el ruedo. Destrozaron los burladeros y beligeraron con las fuerzas de la Benemérita que se vieron obligadas a dar un toque de atención para contener las iras de los espectadores. La corrida se suspendió y el toro, ya fogueado, volvió a los corrales.

El Ayuntamiento se reunió con el empresario y, de común acuerdo, convinieron el devolver la mitad del importe de las localidades. Una vez que el público supo de la noticia se conjuró el conflicto que había adquirido visos de lamentables consecuencias.


martes, septiembre 13, 2016

El 13 de septiembre del año ...

***   ... 1992 el subalterno sevillano Ramón Soto Vargas murió en la misma enfermería de la plaza de toros de la Real Maestranza después de que el tercer novillo de la tarde, "Avioncito", nº 5, de 458 kg., negro listón, de la ganadería del Conde de la Maza, le cogiera a la salida del tercer par de banderillas y le infiriera una cornada que penetró en la cavidad pulmonar.

En la enfermería el doctor Vila apreció que tenía una herida en la cara anterior del hemitórax izquierdo, herida penetrante en pericarpio, con rotura del infundíbulo pulmonar y tronco de arteria pulmonar. Se produjo una parada cardiorespiratoria y un shock. Tras una operación de tres horas, se logró sacarle de la parada. A los veinte minutos de estabilización cardiaca se procedió al cierre de la herida dejando un drenaje pleural, pero en ese momento entró en fibrilaciones ventriculares repetitivas, que no pudieron ser controladas produciéndose el óbito.

La tragedia volvió a cebarse con la Fiesta Nacional. Era el segundo desenlace desgraciado de esa temporada en la plaza de toros de la Real Maestranza. Manolo Montolíu falleció igualmente en la misma enfermería el 1º de mayo anterior a consecuencia de la cornada en el tórax que le infirió el toro "Cabatisto", de Atanasio Fernández, al colocar un par de banderillas

Los novillos del Conde de la Maza estuvieron bien presentados pero con problemas para una terna no sobrada de conocimientos técnicos. Estaba formada por Antonio Vázquez, una vuelta al ruedo; Juan de Félix, palmas y silencio y Leocadio Domínguez, vuelta al ruedo en uno.

El tercero del Conde de la Maza había salido suelto en los primeros compases de la lidia y su mansedumbre era manifiesta, fue picado tanto en el caballo que hacía puerta como en el otro. Soto Vargas lo citó cerca del tendido 7 y allí acudió "Avioncito", clavó los palitroques pero a la salida, dentro de la raya de los picadores, el novillo hizo por él y ya en el suelo, le infirió una cornada seca. Fue el propio Soto quien se levantó, se echó la mano al pecho y al momento llegaron sus compañeros que lo llevaron en brazos a la enfermería.

Ramón Soto Vargas nació el 4 de marzo de 1953 en la localidad sevillana de Camas. Debutó como novillero en la Mestranza en 1972, con novillos de Algarra y con Joselito Cuevas y Pepe Luis Núñez como compañeros de terna. En 1975 entró a formar parte del escalafón de los hombres de plata y actuó en las cuadrillas de reputados matadores, entre los que se encontraban Curro Romero, Rafael de Paula y Antonio Chenel (Antoñete). Estaba casado y tenía dos hijos, contaba 39 años.


lunes, septiembre 12, 2016

El 12 de septiembre del año ...

***   ... 1965 gran éxito el alcanzado por Pedrín Benjumea en su presentación en la plaza de Las Ventas, estuvo acompañado por José María Susoni y Rafael Astola en la lidia de seis novillos de don Alonso Moreno, de Madrid.

Espléndido encierro en el que todas las reses fueron bravas, poderosas y encastadas. Los seis ejemplares se arrancaron de lejos y empujaron de firme en varas, aguantaron sin quebrantarse a excepción del que cerró plaza que acusó blandura de manos, todos resultaron manejables.

El debutante de Palma del Río demostró que se puede ser torero pese a estar fraguado en escuela de temeridad extrema. Inició la faena de muleta a su primero postrado de hinojos y con la montera colocada sobre los talones. A pesar de ser arrollado continuó valiente pisando el terreno del toro, lo mató de una estocada, saliendo trompicado, y le concedieron una oreja.
Sentado en el estribo recibió de muleta a su segundo y en un terreno inconcebible le dio cinco pases para, ya de pie, instrumentar otros más al hilo de las tablas. Naturales largos llenos de mando y derechazos casi circulares en los que llevaba embarcado al novillo para a continuación volcarse y cobrar una estocada que resultó suficiente, esta vez fueron dos los apéndices cortados, salió de la plaza en hombros.

José María Susoni mató tres novillos por cogida de Astola, no estuvo afortunado a pesar del ganado lidiado. El trianero Rafael sufrió una cornada en el muslo al rematar un quite por chicuelinas en el quinto.

domingo, septiembre 11, 2016

El 11 de septiembre del año ...

***   ... 1955 se celebró en Jerez de la Frontera el primer espectáculo de la Feria de la Vendimia con una corrida concurso de ganaderías. Se lidiaron reses de las divisas de Eduardo Miura, Antonio Urquijo, marqués de Villamarta, Joaquín Buendía, Juan Pedro Domécq y Francisco de la Chica. Antonio Bienvenida, Rafael Ortega y César Girón fueron los encargados de su lidia y muerte.

El toro "Desteñido", nº 6, negro zaíno, de 460 kg., de Juan Pedro Domécq, fue indultado ya que con arreglo a las normas establecidas en este concurso, el ganadero solicitó de la presidencia, sumándose a la petición del público, que le fuera perdonada la vida al toro. Se lidió en tercer lugar por el diestro César Girón al que le concedieron la oreja de plata, máximo trofeo de la corrida, y el catavino de oro fue a parar al mentado ganadero.
En el último del festejo, de Francisco de la Chica, Girón estuvo valiente en una faena por alto y redondos, lo mató de un metisaca y media.

Antonio Bienvenida en su primero, de Miura, estuvo artístico y valiente, acabó de media y fue ovacionado. Puso banderillas en el cuarto, de Urquijo, y tras una buena faena lo mandó al desolladero de una estocada, le concedieron una oreja y aplaudieron con fuerza al toro en el arrastre.
Rafael Ortega, en el segundo de la tarde, de Villamarta, ovación. En el quinto, de Buendía, hizo una buena faena premiada con una oreja, hubo fuerte petición de la segunda.

No pudo el acreditado ganadero refrenar el sentimiento que le produjo el juego dado por "Desteñido" que, pluma en ristre, parió este poema en su memoria:

¡Oh campos abundosos! / ¡Oh toros mugidores! / ¡Oh gráciles corceles corredores! / ¡Oh bravos caballistas / hijos de Omeyas, nietos de Almanzores!

Escuchad este canto a "Desteñido" / el gran señor de la bovina tropa, / que ha luchado y vencido /
hasta hacerse inmortal, como el de Europa, / galán ardido en lúbrico deseo.

Miradle en el tartesso coliseo, / fiera la planta, crespa la melena, / en lucha desigual sobre la arena / contra el medido táctico ajetreo / que bordan el infante y el jinete.

Miradle bien cómo les acomete / él solo y les alcanza / con los finos puñales / que Natura le dio por naturales / bélicas defensas, mientras la lanza / sus carnes atormenta / sin lograr hacer mella en su pujanza.

Decid si tuvo acaso algún momento / de flaqueza, si un leve desaliento, / algún resabio, alguna picardía, / si no fue todo ardor y bizarría, / si se afligió un instante ante el tormento.

Cantad al aire que perfuma vides / y a las brisas que rizan los alcores, / la ancha epopeya que forjó en sus lides / este forzudo Alcides, / capitán de los bravos mugidores.

¡Oh milagro que premia tus desvelos! / La plaza en ansias arde / por implorar tu indulto, en un alarde / de voces y pañuelos; / el pulgar del perdón sube a los cielos / y el clarín de la paz llena la tarde.

Sembrado de amapolas tu camino, / en la tierra feraz que riega el vino / por la heroica grandeza de tu gesta, / quebrada está la tradición funesta / marcando nuevo rumbo a tu destino.

Admira verte altivo, indiferente / el nuevo porvenir, alta la frente, / inhumillada la testuz erguida / con desprecio absoluto de la vida, / sin el menor temblor ante la muerte.

¡Oh Júpiter feroz, Tauro bravío / señor que luchas por tu señorío.

Ya suenan cencerrantes algaradas / ya salen los eunucos / con albirrojas capas floreadas. / ¡Habrán venido a amarte caballero / sobre el dorado albero / regado con tu sangre atormentada!

En la tierra de Janda, / aguanosa y bravía, / donde embisten coléricos los vientos / de mugientes acentos / y engedra fiero ardor la yerba blanda. / ¡Qué gran algarabía!

¡Cómo estará gozosa la vacada / atenta a tu llegada! / ¡Cómo prepararán la bienvenida / cuando triunfante vuelvas a tus lares / para injertar la vida / en la heráldica estirpe embravecida / de tu escudo ducal -tierras y mares- / con nueva sangre noble y aguerrida!

¡Oh Júpiter feroz, Tauro bravío / señor que vuelves a tu señorío!

                                                     (Toros de Juan Pedro Domécq)

sábado, septiembre 10, 2016

El 10 de septiembre del año ...

***   ... 1939 tomó antigüedad la ganadería de Benítez Cubero al presentarse en Madrid con seis novillos que fueron lidiados por Manolo Fuentes Bejarano, Paco Godín y el debutante Pedro Miranda. El ganado cumplió exceptuando el que cerró plaza que adquirió peligro.

En el año 1825 la fundó don Diego Hidalgo Barquero con reses de origen Cabrera, Vazqueño y Vistahermosa. En 1841 vendió una parte a don Joaquín Jaime Barrero que en 1910 pasó a ser propiedad de don José Domécq, que la aumentó con reses de Felipe Salas y Parladé. En 1924 fue comprada por don Antonio Peñalver quien cinco años más tarde se la vendió a los señores Pallarés Delsors. En 1935 la adquirió don José Benítez Cubero.


viernes, septiembre 09, 2016

El 9 de septiembre del año ...

***   ... 1934 toreando en la plaza de toros de Ocaña (Toledo) fue cogido cuando toreaba de muleta a su primer novillo, de Cobaleda, el tomareño Pedro Vela Mejías.


Los galenos que le atendieron comprobaron que tenía una herida en el recto con dos trayectorias: una, ascendente, que perforaba la vejiga y el peritoneo, y otra, descendente, que llegaba y penetraba en la región abdominal, el pronóstico era de gravísima.
Falleció dos días más tarde en el Hospital Provincial de Madrid a donde había sido llevado tras ser cogido, contaba 22 años de edad.


Le acompañaban en el cartel Juan Peral, estuvo bien con el capote pero desafortunado con muleta y estoque, y el santaolallero Natalio Sacristán Fuentes que mató cuatro novillos de sendas estocadas y tras cortar varias orejas y rabos fue sacado de la plaza en hombros.

 





                                                                                   

jueves, septiembre 08, 2016

El 8 de septiembre del año ...

***   ... 1954 en la tradicional corrida de Consolación celebrada en Utrera (Sevilla) debutó con picadores Curro Romero. Se lidiaron ocho novillos de Esteban González, de bonita lámina, que se prestaron, salvo primero y octavo, al lucimiento de los espadas. Paco Corpas, Juanito Gálvez y Ruperto de los Reyes fueron esa tarde los compañeros de cartel del camero.

Curro Romero, pese a las naturales dificultades en su primera tarde con los del castoreño, no se arredro en ningún momento. Hizo un gran quite de frente por detrás a su primero que fue celebrado por el público. En la faena estuvo valiente sin conceder un ápice de su terreno al novillo, a pesar de ser cogido y zarandeado. No estuvo eficiente con la espada y se precipitó en los descabellos.
El que cerró plaza fue el que desarrolló mayor peligro y poco pudo hacer el neófito. Lo mató de media estocada y esta vez descabelló a la primera.

El catalán Paco Corpas fue aplaudido en el que abrió plaza y dio la vuelta al ruedo en el quinto. Juanito Gálvez cortó una oreja en su primero y dio la vuelta al ruedo en el sexto. El sevillano Ruperto de los Reyes cortó una oreja en el tercero y las dos al séptimo, salió a hombros en compañía del utrerano Gálvez.

miércoles, septiembre 07, 2016

El 7 de septiembre del año ...

***   ... 1952 hizo su presentación en la plaza de Las Ventas el mexicano Fernando de los Reyes (El Callao). Se lidiaron cuatro novillos de Montalvo y dos, primero y sexto, de Juan Terrones. Completaban la terna Manolo Navarro y Antonio Jiménez (Reverte).

Toreó el huamantleco con valor y mucho arte, arte vistoso de ese que llega pronto a los tendidos tan proclive en los diestros de esos lares. La primera ovación la escuchó toreando de capa, ajustándose mucho. Hizo a su primero una faena en la que destacaron los naturales, la remató con una estocada en lo alto que hizo doblar al novillo, saludó desde el tercio.
En el quinto hubo de hacer toda la faena junto a las tablas ya que ese era el lugar donde se había refugiado el animal. Puso voluntad y tras recibir varios y serios arrechuchos del novillo lo mató de una estocada en buen sitio, fue ovacionado en la vuelta al ruedo.

A Manolo Navarro le tocó un mal lote pero con tesón y valentía consiguió que el público le agradeciera su labor, dio la vuelta al ruedo en el cuarto.
Antonio Jiménez (Reverte) pronto dejó ver su gran instinto de conservación y la carencia de los más elementales conocimientos para ponerse delante de sus oponentes. Escuchó dos avisos en el tercero, de Montalvo, y los tres, con salida de los mansos, en el de Terrones que cerró plaza.

Fernando de los Reyes Pichardo (El Callao) nació en Huamantla, Tlaxcala, el 4 de abril de 1929. En 1952 vino a España y se presentó en la madrileña plaza de Vista Alegre, Carabanchel, el 15 de junio. Tuvo como compañeros de terna a José Luis Chapado y Tacho Alcántara, los novillos eran de Betanejos. El 6 de septiembre de 1953 tomó la alternativa en Segovia de manos de Manolo Vázquez con César Girón de testigo, con toros de Felipe Bartolomé, a la que renunció para tomar otra en su país  el 8 de diciembre de 1956. Se la concedió Fermín Rivera en la plaza de El Toreo de Cuatro Caminos al cederle el toro "Clavelito", de San Mateo, en presencia del español Antonio Borrero (Chamaco).

Aunque en su país se le tenía como uno de los toreros más emblemáticos del Estado de Tlaxcala, no dejó de ser un adocenado más de los que han vestido el traje de luces. Se retiró del toreo en 1974 en Huamantla, alternado con Manolo Martínez y Antonio Lomelín, con toros de Manuel de Haro. Falleció en México, Distrito Federal, el 10 de marzo de 1993.

sábado, septiembre 03, 2016

El 3 se septiembre del año ...

***   ... 1949 se inauguró la plaza de toros de Medina del Campo (Valladolid), se colocó la primera piedra el día de la Hispanidad de 1948 y las obras se iniciaron el 1º de noviembre siguiente.
Es obra del arquitecto don Dacio Pinilla y está ubicada en el solar que se hallaba entre las confluencias del camino viejo de Salamanca con el carril del Herido, enfrente de los jardines del Hospital de Simón Ruíz.

Tiene un ruedo próximo a los 50 metros de diámetro y un callejón de 2 metros de ancho. Posee ocho tendidos con 21 filas de asiento y cuatro palcos. Está dotada con seis corrales en los que se pueden albergar cinco corridas y consta de todas las dependencias propias de este tipo de construcciones.

Con motivo de las fiestas de San Antolín se inauguró la plaza con una corrida en la que se lidiaron toros de Samuel Hermanos por los diestros Domingo Ortega, Pepe Luis Vázquez y Manolo González. En el cartel estaba anunciado Parrita pero tuvo que ser sustituido por Pepe Luis ya que había sido cogido días antes en la valenciana Requena.

El maestro de Borox fue aplaudido en su primero al que mató de dos pinchazos y descabello. Hizo una faena formidable al cuarto que refrendó con media que fue suficiente, le concedieron dos orejas y rabo.
Pepe Luis Vázquez realizó una buena faena en su primero y dio la vuelta al ruedo tras pinchar una vez y terminar con media estocada. Faena breve al quinto para media estocada.
Manolo González ovación y vuelta en su primero tras una estocada. Al que cerró plaza le hizo una buena faena que puso fin de estocada tendida y un descabello, le dieron los máximos trofeos con la añadidura de una pata.


viernes, septiembre 02, 2016

El 2 de septiembre del año ...

***   ... 1934 se celebró en Granada una novillada en la que había de lidiar cuatro astados de Moreno Santamaría y dos de Garrido el diestro Miguel Morilla (Atarfeño)

A su primero tras una faena valiente lo mató de una estocada y saludó desde los medios. Fue en el segundo, "Estrellito", de Moreno Santamaría, cuando al preparar un pase se le arrancó el novillo de improviso sin darle tiempo a defenderse, le alcanzó de lleno propinándole una cornada que desde el primer momento dio la sensación de gravedad por la gran cantidad de sangre que manaba del miembro herido.

En la enfermería fue curado por los doctores Sres. Culgar, Montilla, Lumbreras y Cambil de una enorme herida en el tercio superior, cara interna del muslo izquierdo, que seccionaba varios musculos y las venas safena y femoral. Trataron de reanimar al herido con diversas inyecciones, por la gran pérdida de sangre, pero su estado se fue agravando por instantes, fue trasladado a una cama cercana a la de operaciones donde sufrió dos colapsos y falleció momentos después.

El sobresaliente Bulnes se encargó de matar los demás novillos, hasta el quinto, al enterarse el público de la muerte de Atarfeño se suspendió la corrida.

La enfermería de la Plaza de Toros del Triunfo fue convertida en capilla ardiente hasta que a las 11 de la mañana de día siguiente le trasladaron al depósito de la Facultad de Medicina, donde continuó el desfile de personas que se acercaron a despedirse del finado. A las 3 de la tarde le efectuaron la autopsia y a las cuatro partió la comitiva fúnebre desde la Facultad hasta Atarfe, su pueblo natal, donde recibió sepultura. Había nacido el 17 de noviembre de 1909. (Ver post 22 de junio de 2015)