miércoles, agosto 06, 2014

El 5 de agosto del año ...

***   ... 1934 en la plaza de toros de La Coruña se celebró una corrida en la que con toros de Albaserrada actuaron los diestros, Juan Belmonte, Sánchez Mejía y Ortega.

Al que abrió plaza, manso como el resto de sus hermanos, el trianero le hizo una templada faena y tras un pinchazo hondo se dispuso a descabellar. El animal le tiró un derrote a la muñeca derecha saliendo despedido el acero a gran velocidad hacia el tendido 1, donde se clavó en el lado derecho del pecho del espectador Cándido Roig Roura, vecino del cercano pueblo de Noya. El infortunado con su propia mano se quitó la espada mientras sus vecinos de localidad le levaron a la enfermería, los médicos comprobaron que el aficionado presentaba una herida penetrante en el tórax, parte derecha, atravesando el pulmón, mortal de necesidad, instantes después falleció en la cama de operaciones.

El mismo estoque que acabó con la vida de Cándido hirió en su trayectoria, antes de su fatal destino, al periodista local Carlos García Puebla, colaborador de El Ideal Gallego. También fue asistido el diestro Belmonte de una distensión ligamentosa en la muñeca derecha.

Al no ser esta la primera vez que ocurría algo parecido, el 27 de noviembre de ese año se probó en el Matadero Municipal de Madrid ocho modelos de estoques de descabellar. Idea original de Vicente Pastor que hizo colocar una cruceta en su parte inferior para delimitar la longitud que debía profundizar en la testuz del toro y así evitar que hiciese ballesta y saliese disparado. Se encargaron del ensayo Diego Mazquiarán (Fortuna) y Pepe Bienvenida, el 6 de enero de 1936 se implantó la Orden para su obligado cumplimiento.


No hay comentarios: