jueves, junio 26, 2014

Una cogida que le pudo costar muy cara ...

***  El 11 de abril de 1912 un grupo de amigos celebró una encerrona en la plaza de toros de Indauchi (Bilbao) con el fin de torear un "novillejo". Entre los invitados se encontraba el marqués de Villagodio, que para torear con mayor soltura se despojó de la chaqueta y la dejó sobre la barrera.
Salió a la plaza el animal y el marqués se dirigió a él con la idea de demostrar su destreza en el manejo de los engaños, capoteó con acierto pero el animal le alcanzó y le propinó varios varetazos, resultó con heridas leves.

Repuesto del trance cogió la americana pero su sorpresa fue mayúscula, le había desaparecido del bolsillo la cartera con 600.000 pesetas en billetes y cheques. Todos los presentes estuvieron de acuerdo que el causante de tal desaguisado debería ser un joven de buena presencia que había presenciado la fiesta y desaparecido rápidamente.

Una vez más fue la avaricia la que rompió el saco del joven ratero al pretender cobrar dos cheques de 5.000 pesetas cada uno, en la entidad bancaria los empleados le pusieron algunas dificultades y abandonó la misma sin lograr su deseo.
La Policía logró detenerlo en la estación de ferrocarril cuando se disponía a subir a un tren. No faltaba nada de la cartera y al declarar dijo que se la había encontrado tirada en el suelo, el aprovechado espectador fue a parar a la cárcel.
Todos los presentes felicitaron al marqués de Villagodio por la suerte que tuvo de salir indemne de las dos cogidas, de la que sufrió ante la res y de la "cogida" de la cartera.

                                       
                                           (Antigua ganadería del marqués de Villagodio)    

No hay comentarios: