domingo, junio 30, 2013

El 30 de junio del año ...

***   ... 1990 el toro "Comedia", nº 59, negro bragado y meano, de 523 kg., de la ganadería de Cebada Gago, fue indultado en la plaza de toros de Las Palomas, de Algeciras, por el trianero Emilio Muñóz Vázquez. El encierro gaditano fue muy bueno para los toreros facilitando su triunfo, Juan Antonio Ruíz (Espartaco) y Pedro Castillo cortaron dos orejas cada uno.

Emilio Muñóz, de azul marino y oro, fue ovacionado al mandar al desolladero al primero de la tarde de una estocada casi entera.
Salió el cuarto, "Comedia", y el de Triana no se confió en los lances de recibo al ser molestado por el viento. En el primer tercio el toro fue tardo en la embestida pero se creció en banderillas y se vino arriba, Gregorio Cruz Vélez se vio apurado al poner dos buenos pares. Brindó al público y fue ganando terreno al animal en los primeros muletazos. A continuación dio unas series de naturales y de redondos, profundas y llenas de sentimiento acompasando la embestida hasta detrás de la cadera, el bicho seguía acometiendo de forma extraordinaria y Muñóz toreando con esa enjundia que le caracterizaba cuando se extasiaba. Series templadísimas con ambas manos haciendo el toreo de verdad, el toreo puro, y mientras "Comedia" no se cansaba de embestir, y sin abrir para nada la boca.
Tras un tira y afloja entre el público que solicitaba el indulto y el presidente que se lo pensaba, al final accedió el del palco y sacó el pañuelo verde. El torero simuló la suerte suprema con la mano  y acto seguido el toro emprendió el camino hacia la libertad y vida placentera a la dehesa que le vio nacer. Emilio Muñóz recibió las dos orejas y rabo simbólicos dando la vuelta al ruedo en compañía del ganadero y el mayoral. Aquellos que presenciaron el festejo pudieron deleitarse con la conjunción perfecta entre un toro de ensueño y un torero excepcional.


sábado, junio 29, 2013

El 29 de junio del año ...

***   ... 1905 se celebró en Valencia la corrida a beneficio de la Asociación de la Prensa, se lidiaron ocho toros de don Félix Gómez que fueron estoqueados por los diestros Ángel González (Angelillo), Agustín Dauder, Fernando Gómez (Gallito) y Manuel Pérez (Vito)

Los encargados de la Asociación solicitaron al director y compositor don Santiago Lope Gonzalo que compusiera un pasodoble para este festejo, en esta ocasión el insigne músico compuso un pasodoble para cada uno de los matadores que participaron en la corrida. Se tocaron durante el tercio de banderillas y fueron dirigidos por el propio maestro Lope.

Los antológicos pasodobles estrenados ese día siguen sonando en la actualidad en todas las plazas donde se celebran espectáculos taurinos, no hay aficionado que no haya escuchado "Angelillo", "Dauder", "Gallito" y "Vito", el tercero de ellos ha llegado a ser uno de los clásicos entre todos los existentes.


***   ... 1919 se lidiaron en la Barceloneta seis novillos de López Plata. El picador Ezequiel García fue derribado del caballo con suma violencia, sufrió lesiones de tal consideración que fueron las causantes de su fallecimiento dos días más tarde, por expectoración sanguínea proveniente de los pulmones.

viernes, junio 28, 2013

El 28 de junio del año ...

***   ... 1917 en el restaurante Ideal Retiro se dio un homenaje al torero Juan Belmonte convocado por por don Ramón Pérez de Ayala, Valle Inclán, Julio Romero de Torres, Sebastián Miranda, el doctor Serrano, "Julio Antonio", además de algunos artistas y escritores.
Tal era la popularidad del diestro en Madrid que le hicieron una peña a la que llamaron "Los 20" y la ubicaron en el piso alto del café Lion d'Or. 

De allí partió esta iniciativa cuya convocatoria decía: "Ya que Juan Belmonte se encuentra entre nosotros, hemos juzgado necesario obsequiarle con una comida fraternal en los jardines del Retiro. Fraternal porque las artes todas son hermanas mellizas, de tal manera que capotes, garapullos, muletas y estoques, cuando los sustentan manos como las de Juan Belmonte y dan forma sensible y depurada a un corazón heroico como el suyo, no son instrumentos de más baja jerarquía estética que plumas, cinceles y buriles, antes los aventajan porque el género de belleza que crean es sublime por momentáneo, y si bien el artista de cualquier condición que sea se supone que otorga por entero su vida en la propia obra, sólo el torero hace plena abdicación y holocausto de ella, y en esto pudiera parangonarse con el político perfecto, según apotegma de don Antonio Maura.
Pero, por desgracia, los apotegmas de nuestros políticos nos merecen poco crédito. Consideramos la tauromaquia más noble y deleitable, aunque no menos trágica, que la logomaquia -esto es, política española- y a Juan Belmonte más digno del aura popular y el lauro de los selectos que la mayor parte de los diestros con alternativa en el Parlamento."
El homenaje fue muy brillante y el recinto se llenó hasta la bandera.

jueves, junio 27, 2013

El 27 de junio del año ...

***   ... 1929 se celebró en Madrid la corrida del Montepío de Toreros en la que hizo su presentación como ganadero el marqués de Albayda, llevó cuatro toros que dieron muy buen juego destacando el llamado "Amargoso" que se lidió en segundo lugar. El encierro se completó con otros cuatro de Sánchez Rico y actuaron los diestros Antonio Márquez, Marcial Lalanda, Nicanor Villalta y el Niño de la Palma.


"Amargoso" fue un toro de un temperamento y una alegría excepcionales, se
arrancaba a los caballos en cuanto les veía sin apenas darles tiempo para colocarse. Le tocó su lidia a Lalanda que no consiguió hacerse con él, en todos los terrenos le podía. De dos pinchazos a toda prisa y una estocada corta refrendada con un descabello dieron por tierra con el bravísimo animal, le premiaron con la vuelta al ruedo.



***   ... 1920 en la Monumental de Barcelona un toro de Gamero Cívico hizo caer del caballo al picador Manuel Liñán Contreras causándole una contusión torácica acompañada de hemorragia pulmonar, falleció esa misma noche.

Había nacido en Sevilla el año 1884, residía en la capital catalana y no era raro verle actuar en dicha plaza, se inició en la profesión el año 1907.

miércoles, junio 26, 2013

El 26 de junio del año ...

***   ... 1904 se retiró de los toros en el coso madrileño de la carretera de Aragón el tomareño Emilio Torres Reina (Bombita), de granate y oro, fue el fundador de esa dinastía. Se lidiaron reses de la viuda de Saltillo que fueron estoqueadas por Antonio Fuentes, Emilio, y sus hermanos Ricardo y Manuel, que se presentaba en Madrid como novillero; sólo estoqueó al segundo de la tarde de nombre "Malagueño".

Fue un torero valiente y pundonoroso que dominaba todas las suertes, incluida la del salto de la garrocha, con el estoque arrancaba a pies juntos y se volcaba sobre el morrillo. Su toreo sosegado y alegre le deparó gran cantidad de partidarios que le encumbraron a lo más alto.

El prestigio adquirido le duró hasta que el 24 de junio de 1899 sufrió el percance más grave de toda su carrera, el quinto toro, "Cojetero", de Miura, se fue del capote con que el Guerra quería sujetarle y persiguió a Bombita empitonándole contra las tablas, Pulga y Blanquito tiraron de él desde dentro de la barrera siendo entonces cuando el toro le corneó y le destrozó la pantorrilla izquierda, sufrió tremendos desgarros. Este percance marcó su retroceso e hizo que se retirara de la profesión en la fecha que nos ocupa.

A pesar de ello reapareció en México en febrero de 1912. Toreó allí el 18 y el 25 de dicho mes alternando con Vicente Pastor y Rodolfo Gaona. El 10 de marzo de ese año lidió su postrer corrida alternado junto a Pastor, con toros de San Martín.

Tras el percance que motivó su retirada se podía oír cantar por la calle la siguiente coplilla:
                                      "Dióle Miura una cornada
                                      que le parecieron dos
                                      y, después de esa jornada
                                      tan triste y tan desdichada,
                                      no se arrima ni pa Dios."

martes, junio 25, 2013

El 25 de junio del año ---

***   ... 1995 la británica Vicky Moore fue corneado once veces cuando filmaba el encierro que con motivo de sus fiestas se celebraba en San Juan de Coria (Cáceres). Era la presidenta de la "Asociación contra la crueldad con los animales" y pretendía con lo filmado denunciar los tradicionales festejos taurinos que tenían lugar en esa localidad.

No quiso hacer caso a las advertencias que le hacían sobre el peligro que corría y de manera temeraria siguió filmando, no hubo tiempo para más y "Argentino", de 550 kg., la empitonó y golpeó una y otra vez sin hacer caso a los corredores que intentaban llamar su atención.
Milagrosamente salvó su vida tras permanecer siete horas en la mesa de operaciones y un tiempo en coma. Cuando su estado se lo permitió regresó a Southport (Inglaterra) teniendo que hacer uso de una silla de ruedas. Ya en su país tuvo que pasar de nuevo varias veces por el quirófano para tratar de paliar en algo las secuelas que le dejaron las heridas del toro. Falleció el 5 de febrero de 2000.


lunes, junio 24, 2013

El 24 de junio del año ...

***   ... 1917 Joselito mata en Sevilla seis murubes pertenecientes a la ganadería de doña Carmen de Federico, era la primera vez que se lidiaban en el coso maestrante a nombre de la nueva propietaria, en corrida a beneficio de la Asociación de la Prensa.

El de Gelves tuvo una tarde colosal y su triunfo fue posiblemente el mayor alcanzado hasta entonces en esa plaza. Por orden de salida al ruedo dio muerte a : Gallardo, le dieron una oreja; Culoatrás, una oreja; Coquero; Laminito, una oreja; Estudiante, dos orejas; e Indiscreto.

Se había anunciado que se sortearía la cabeza del toro mejor lidiado, para lo que se nombró un Jurado compuesto por Joaquín Navarro (Quinito), Emilio Torres (Bombita) y José García (El Algabeño). El Jurado falló que el toro mejor lidiado fue el quinto, no sólo por la gran faena de muleta, sino por la manera de entrar a matar; también influyó que se trataba del toro de mayor respeto y además achuchaba bastante por el pitón derecho.
Joselito iba a cobrar cuatro mil duros condicionados al resultado en la taquilla, a pesar de llenarse la plaza sólo quiso quince mil pesetas y donó los mil duros restantes a la Asociación.

También estoqueó un astado el sevillano Francisco Díaz (Pacorro). Estuvo superior alternando en quites con Joselito al que le brindó el toro, faena estupenda y valiente rematada con una buena estocada, le dieron una oreja.



domingo, junio 23, 2013

El 23 de junio del año ...

***   ... 1935 confirmó su alternativa en Madrid el navalcarnereño Félix Colomo Díaz de manos de Rafael El Gallo y con Gitanillo de Triana de segundo espada, los toros eran de la ganadería de doña Francisca Melgar, feos de tipo y sin poder.

Colomo pasó de muleta a su primero sin confiarse, pases por el lado izquierdo ayudándose con la espada y poco más que contar. Entró varias veces a matar y al final escuchó algunos aplausos.
En el otro dio algún que otro derechazo de calidad. De lo que no se cansó fue de dar molinetes, en el toro anterior también los prodigó. Matando más de lo mismo.

Nació en el pueblo madrileño de Navalcarnero el 21 de febrero de 1913. Se presentó de novillero en Madrid el 15 de junio de 1933 alternando con Luis Morales, Rebujina y Gitanillo de Camas, estoquearon astados de don Esteban Hernández y del duque de Tovar, consiguió un clamoroso éxito que tuvo gran resonancia.
Cuando parecía tener todo de su lado un novillo de Graciliano Pérez Tabernero le cogió en esa plaza el día 18 del mismo mes corneándole gravísimamente en la parte superior del muslo izquierdo. Apenas restablecido sufrió el 13 de agosto en la Coruña otra cornada muy grave que le impidió torear el resto de la temporada.

El 25 de marzo de 1934 tomó la alternativa en Aranjuéz de manos de Victoriano de la Serna y con Luis Gómez (El Estudiante) de testigo, se lidiaron toros de don Esteban Hernández. El 26 de agosto de ese año, llevaba toreadas 14 corridas, fue cogido en Bilbao por un toro de Villamarta que le corneó de gravedad en el muslo izquierdo, no pudo torear más esa temporada y escuchando los ruegos de su familia dijo que se retiraba, no lo cumplió pues en 1935 siguió toreando. Su último paseíllo  fue el 14 de septiembre de 1947 en la madrileña plaza de Carabanchel. Falleció en Madrid el 1º de noviembre de 2001.


La recoleta plaza de toros cubierta levantada en el municipio que le vio nacer lleva su nombre, en los aledaños de la misma se ha erigido un monumento en los que se perpetua a Félix Colomo dando un lance con el capote.

sábado, junio 22, 2013

El 22 de junio del año ...

***   ... 1940 falleció el banderillero Salvador García Mateo a consecuencia de las graves lesiones que cinco días antes se produjo en la cabeza al caer del caballo cuando ayudaba en las tareas de apartado de una corrida de toros en la finca de su amigo y jefe de filas Domingo Ortega.

Había nacido en Borox (Toledo) el 14 de junio de 1896. En Madrid se presentó el 4 de noviembre de 1917 en una novillada con seis espadas. El 17 de marzo de 1918 actuó en Barcelona junto al gaditano José Amuedo y el zaragozano Francisco Ruíz Lezcano, con novillos de don José Bueno. Mal que bien se sostuvo hasta el año 1921 en que su estrella se apagó, estuvo toreando por los pueblos en novilladas de poca monta durante algunos años.

En 1930 apadrinó a su paisano Domingo Ortega teniendo que soportar tratos despectivos al no tener peso específico en estas lides y tratarse de un torero desconocido. No se dio por vencido y después de llamar a muchas puertas consiguió hacer que torease el que con el tiempo alcanzó la categoría de figura muy destacada entre los matadores de toros de su época, no fue ésta la única forma en que le ayudó y protegió. El maestro de Borox lo incorporó a su cuadrilla en 1933 en premio a su amistad y agradecimiento por los favores recibidos, en ella estaba cuando sufrió el trágico accidente.

viernes, junio 21, 2013

El 21 de junio del año ...

***   ... 1917 se celebró en Madrid la corrida del Montepío de Toreros en la que se lidiaron dos toros de Gregorio Campos, uno de Salas y tres de Concha y Sierra; el primero y el último, ambos de Concha y Sierra, fueron ideales para el torero. Se encargaron de estoquearlos los diestros Rodolfo Gaona, José Gómez (Joselito) y Juan Belmonte.
Para el trianero fue una tarde en la que primero tuvo que tragar la amargura del fracaso hasta que salió a la arena el sexto de la tarde, en que subió a la cumbre del éxito.

En tercer lugar apareció en el ruedo un hermoso buey de Campos, largo, basto, hondo, muy serio y con mucho poder. Belmonte no quiso ni verlo, ni siquiera intentó luchar con esa mole de animal que era manso pero no había desarrollado sentido, de habérselo propuesto lo habría toreado. Con el estoque anduvo hábil, acabó con su "pesadumbre" de media estocada y descabello.
A partir de este momento Belmonte dejó de contar para los espectadores, lo habían desahuciado. Voces oyó que le aconsejaban que aprendiese de sus compañeros.

Y salió el sexto. El tercio de quites resultó espléndido a cargo de los tres espadas. Lo que vino a continuación pareció un sueño. Belmonte tomó la muleta con la mano izquierda y dio un natural, los pies clavados, la cintura rota, y al rematar cogió al toro antes de abandonar los vuelos de la franela y se lo pasó al otro lado con un pase de pecho, con más arte y con más valentía que el natural. A lo largo de la faena se fue creciendo, superándose a si mismo en cada pase que daba hasta completar una obra justa, precisa, hermosa. La emoción invadió a los presentes que vieron como el torero acababa con el suave y noble toro de Concha y Sierra de un pinchazo, media estocada superior y descabello.

Los que antes le querían echar de la plaza se lanzaron al ruedo y le dieron una aclamada vuelta en hombros por el anillo. Estaban pletóricos de satisfacción porque nunca habían visto torear con más pureza, más dominio, más belleza y más valentía natural. Se dieron cuenta de que a Belmonte sólo se le podía comparar con él mismo. No era simplemente un torero, era un símbolo, no se le podía definir, era imposible catalogarle.

jueves, junio 20, 2013

El 20 de junio del año ...

***   ... 1793 tres días antes de esta fecha se celebró en la antigua plaza de toros de la Puerta de Alcalá de Madrid una "corrida entera" en la que se corrieron seis toros en sesión de mañana y diez por la tarde que fueron estoqueados por los hermanos Pedro, José y Antonio Romero.

Lo acontecido en ellas lo reflejó por escrito un aficionado al que se le ocurrió la feliz idea de enviar las notas que tomó al "Diario de Madrid" por si consideraban oportuno publicarlas, estaban firmadas por "Un curioso". El periódico las publicó en la fecha indicada y de esta manera nació este género literario, fue la primera crónica de toros insertada en un periódico.

Las notas del festejo comenzaban de esta manera: "Primer toro fue de don José Gijón; entró a siete varas y ocho banderillas, lo mató Pedro Romero a la primera estocada. Segundo, fue de Colmenar - de don Manuel Santos-, entró ligeramente en una vara y a seis banderillas de fuego. Lo mató José Romero de la primera estocada. El tercero, de Alcázar de San Juan -de don Francisco de Paula Marañón-, entró a 14 varas y 6 banderillas. Lo mató Antonio Romero a la primera estocada. El cuarto..."
Y así hasta completar los 16 toros que dieron muerte. No se supo nunca la identidad del pionero en reseñar las particularidades ocurridas en una corrida de toros.

Lo verdaderamente importante es que a partir de entonces el "Diario de Madrid" siguió incluyendo con asiduidad las crónicas informativas de los festejos taurinos que se celebraban. Este periódico fue el primero en editarse diariamente en España, el primer número salió a la luz el 1º de febrero de 1758. Su publicación fue autorizada por Fernando VI según real privilegio otorgado el 17 de enero de ese año.

miércoles, junio 19, 2013

El 19 de junio del año ...

***   ... 1924 en este jueves, festividad del Corpus Christi, se presentaron en la plaza madrileña de la carretera de Aragón los rejoneadores portugueses Simao da Veiga, padre e hijo, ante dos novillos de la ganadería de Terrones.

El más joven de los Veiga esperó al primer astado en la puerta de chiqueros situando la cabalgadura con las ancas vueltas, salió junto con el novillo que no hizo nada por seguir al caballero para a continuación poner con habilidad un rejón de castigo. Padre y vástago se encargaron de deleitar a la concurrencia con alardes asombrosos, se revolvían en un palmo de terreno conduciendo con temple las embestidas de los bovinos; Veiga, padre, sacó la jaca herida en un lance.
En el otro su actuación no fue tan brillante, el novillo se pensaba la embestida y dio la sensación de estar reparado de la vista, al menos consiguieron que los aficionados pasasen un rato agradable.
El novillero Navarro se encargó de matar al primero de media estocada en buen sitio, en el otro no le fue tan bien la cosa aunque siempre pinchó en lo alto.

En lidia ordinaria actuaron los diestros Matías Lara (Larita), Juan Luis de la Rosa y Enrique Cano (Gavira). Estoquearon seis toros de Palha que tomaron un total de 27 varas a cambio de 17 derrumbes y 10 jamelgos muertos.

martes, junio 18, 2013

El 18 de junio del año ...

***   ... 1922 se celebró en la plaza de toros de la carretera de Aragón de Madrid la décima corrida de abono, que presenció desde el palco 103 el director general de Seguridad, Sr. Millán de Priego, y en la que, por obra y gracia, casi exclusivamente de la ineptitud presidencial, se organizó un escándalo de proporciones inusitadas. La terna estaba formada por el madrileño José Roger (Valencia I), el jerezano Juan Luis de la Rosa y el malagueño José Gómez Roca (Joseíto de Málaga).

En total se lidiaron reses de cuatro ganaderías distintas. El segundo, de la ganadería de Daudame, pequeño y escurrido de carnes, fue devuelto y sustituido por uno de Albaserrada, grandote y con muchas carnes. Juan Luis e la Rosa, a quien correspondía su lidia, alegó que estaba tuerto y por tanto no quería torearlo. Fue obligado por la presidencia y de la Rosa lo hizo de cualquier manera, al toro se le había fogueado.
En el último toro, de Daudame, grande, burriciego, mansurrón, que no había forma de sacarle de las tablas junto a chiqueros, un banderillero le clavó desde el callejón un par en los cuartos traseros.

Acabada la corrida el presidente impuso a Juan Luis de la Rosa una multa de 500 pesetas por considerar que se había dirigido al público diciendo que el toro estaba tuerto y por tanto dio lugar a que éste se manifestase escandalosamente; otra de idéntica cantidad al no imponerse como director de lidia -Valencia I había ingresado en la enfermería con un puntazo en el glúteo-, y no obligar a los toreros a que trabajasen con arreglo a lo que dictaba el Reglamento. También se sancionó con 100 pesetas a cada uno de los picadores y banderilleros que intervinieron en la lidia de los toros cuarto, quinto y sexto; otra de 500 pesetas al banderillero que clavó el par desde la barrera y de 125 pesetas al resto de los banderilleros de dicho toro.

El usía ordenó que fuese reconocida la cabeza del toro por si era cierto que tenía defectos en la vista. Efectuado el reconocimiento por dos veterinarios, con asistencia del delegado de la Autoridad, el apoderado y el representante de la Empresa, un representante de la Sociedad de Ganaderos, don Horacio Riesgo, y dos espectadores; los dos veterinarios afirmaron que el toro tenía cinco años y no padecía lesión alguna en la vista.
El torero no se conformó con el dictamen y recurrió al director general de Seguridad, quien dispuso que cuatro veterinarios, tres de ellos catedráticos de la Escuela Oficial, con el veterinario afecto a la Dirección General de Orden Público, hicieran un nuevo reconocimiento.

La resolución final fue la de que el toro era tuerto del ojo izquierdo y que casi no veía con el derecho. Tras este dictamen se multó con 500 pesetas a cada uno de los veterinarios anteriores, a la ves que se les incapacitaba para ejercer nuevos reconocimientos durante el año en curso. El abogado de la Sociedad de Matadores, Sr, Guitarte, que se hallaba presenciando el festejo, se encargó personalmente de que las peticiones de Juan Luis de la Rosa fuesen atendidas.

lunes, junio 17, 2013

El 17 de junio del año ...

***   ... 1954 en la novillada celebrada en Huelva el primer novillo de la tarde corneó aparatosamente a Rafael Carbonell cuando iniciaba la faena de muleta, trasladado a la enfermería dejó de existir cuando los médicos terminaban de curarle. Se lidiaron seis novillos de Martín Carmona, procedentes de Anastadio Martín, completaban la terna Joselito Romero y Fernando Amós (El Venezolano).

El equipo médico que le atendió facilitó el siguiente parte facultativo: "Rafael Carbonell sufre heridas en vértice del triángulo de scarpa derecho, con trayectoria ascendente por debajo del paquete vascular,  con sección de la vena femoral, trayecto ascendente por debajo del arco crural, de veinte centímetros, poniendo al descubierto la iliaca externa, siguiendo en trayecto ascendente por debajo de la cresta iliaca, despegando el peritoneo posterior; hemorragia interna y shock traumático. Pronóstico gravísimo."

A las diez de la noche su cadáver fue llevado desde la enfermería de la plaza a su domicilio, en el callejón de Villaplana, 53. El sepelio tuvo lugar el día siguiente a las seis y media de la tarde.

Nació en Huelva el 20 de abril de 1930, ayudaba a su padre en las tareas de tratante de ganados. Vistió por primera vez el traje de luces en la misma plaza que le vio morir, fue en una novillada-concurso en la que se disputaba la oreja de plata junto a cinco compañeros más, obtuvo un gran éxito y el premio fue a parar a sus manos. En Madrid había debutado el anterior mes de marzo, al no tener suerte sólo volvió a torear en su provincia. Su última actuación fue en Nerva, en una novillada sin picadores, al salir en hombros le ofrecieron torear esta trágica corrida. Su figura se había hecho popular en la capital onubense debido a su humildad y valor.

domingo, junio 16, 2013

El 16 de junio del año ...

***   ... 1929 se despidió del toreo en la corrida que se celebró en su beneficio en la plaza de toros de Vita Alegre de Bilbao el diestro baracaldés Serafín Vigiola del Torco (Torquito). Se lidiaron seis toros de don José Encinas y alternaron con él Joaquín Rodríguez (Cagancho) y Vicente Barrera.

Torquito recibió al primero de la tarde con ocho templadas verónicas, al igual que sus compañeros se lució en los quites. La faena fue breve y acertó con una estocada que hizo que el toro doblara.
En el cuarto volvió a levantar aplausos en los lances de recibo. Sólo se le pudo poner un puyazo al animal ya que manseaba y huía descaradamente de los montados. Tras unos muletazos clavó media estocada en lo alto que fue suficiente. En medio de una cariñosa ovación dio la vuelta al ruedo y desde los medios se despidió emocionado del público y de su profesión.

Nació en Baracaldo (Vizcaya) el 29 de julio de 1889. Se presentó en Madrid como novillero el 23 de octubre de 1910, con reses de Olea, Dominguín II y Zapaterito le acompañaron esa tarde. El 8 de septiembre de 1912 tomó la alternativa en Barcelona, Bienvenida fue el padrino y Punteret el testigo, los toros eran de Gamero Cívico. El 20 de abril de 1913 la confirmó en Madrid de manos de Vicente Pastor que le cedió un toro de Pablo Romero, Manolete fue el segundo espada. Murió en Madrid el 4 de enero de 1958.

Sobre este torero había una semblanza que decía:

                                                     "Al hablar de él no vacilo
                                                     para dejar bien sentado
                                                     que este diestro vascongado
                                                     fue dueño de un gran estilo;
                                                     con cometa de más hilo
                                                     (y el hilo aquí es el valor)
                                                     hubiera sido un tenor
                                                     que habría echado buen pelo
                                                     lo mismo cantando Otelo
                                                     que cantando El Trovador".  

sábado, junio 15, 2013

El 15 de junio del año ...

***   ... 1969 el albaceteño Dámaso González Carrasco se presentó como novillero en la Real Maestranza sevillana obteniendo un rotundo éxito. Se lidiaron seis novillos de Flores Cubero Hermanos y tuvo como compañeros de cartel a Julio Vega (Marismeño) y a Marcelino Librero (Marcelino). El festejo lo presidió don Ramón Mediano.

Los asistentes al festejo comprobaron que el incipiente espada tenía dotes relevantes de torero sereno y dominador, y que no tenía ningún inconveniente en pisar un terreno arriesgado para ceñirse todo lo inimaginable en las suertes.

El primer novillo de su lote atendió por "Leñero", negro mulato listón,, de 422 kg., acusó flojedad y se cayó en varias ocasiones. Tras unos excelentes naturales el novillo volvió a medir el suelo y a partir de ahí Dámaso, de blanco y oro, tuvo que llegarle muy cerca para provocar su indecisa embestida, consiguió pases de mucho mérito en los que templó maravillosamente para llevar al bicho prendido en la muleta. De estocada delantera acabó con el astado y le concedieron una oreja, se solicitó el corte de las dos.

El quinto de la tarde, "Despierto", negro listón, de 386 kg., dobló las patas a poco de iniciarse el último tercio. El albaceteño lo toreó con la muleta muy en corto derrochando un valor que asustaba, en una ocasión llegó a poner el pecho entre los pitones. Faena a base de mucho porfiar  que hizo vibrar a la concurrencia, lo mató de una estocada corta y delantera y en esta ocasión sí le dieron los dos apéndices solicitados, lo sacaron de la plaza en hombros.


***   ... 1881 se preparó un festejo en la plaza de toros de la Barceloneta para gente aficionada de postín. El alemán Paul Wandersahen resultó prendido en la ingle al tratar de poner un par de banderillas, falleció a consecuencia de la cornada.

El 14 de junio del año ...

***   ... 1945 en la corrida de toros celebrada esa tarde en Madrid a beneficio del Montepío del Cuerpo General de Policía confirmó su alternativa el diestro Luis Miguel González Lucas (Dominguín). Se lidiaron seis toros de la ganadería salmantina de don Antonio Pérez, el cuarto al cojear fue devuelto y en su lugar salió uno de Moreno Santa María. Presidió la corrida el Sr. Caruncho.

Los toros tuvieron mucha culpa de que desde un principio se derrumbase la corrida que transcurrió entre las protestas enconadas del público, que no cesaron durante todo el festejo.
Manuel Rodríguez (Manolete) fue el padrino de la ceremonia y Pepe Luis Vázquez actuó de segundo espada.

El primer toro, alto de agujas, embistió con poco celo y se quedaba ante los engaños. Luis Miguel, de violeta y oro, se lo brindó a don Ramón Artigas. El toro se había refugiado en tablas y allí marchó el recién confirmado para tratar de empalmar unos pases por el lado derecho, el más malo del animal, unos ayudados que se aplauden y desplantes intentando obligar la embestida. De pinchazo en la suerte contraria, tres más y media estocada, tumbó al manso que fue pitado en el arrastre, a él le aplaudieron.

El sexto embestía descompuesto y huía ante las telas. Dos pares de banderillas puso Dominguín, muy bueno el segundo, y un peón cerró el tercio. Inició la faena sentado en el estribo y a continuación logró unos pases por alto muy buenos, al prolongarla el toro se fue agotando y terminó por no pasar. Tras cinco pinchazos se despojó de la chaquetilla, entró de nuevo y consiguió media estocada que refrendó con un descabello.

Los toros de don Antonio que le correspondieron a Manolete, broncos, huidizos, derrotando de continuo y que se refugiaron en tablas, dieron al traste con los deseos del cordobés que quiso hacer su toreo pero le fue imposible.
A Pepe Luis sólo se le pudo ver en algún que otro capotazo genial y en un quite saleroso y brillante.
Al final de la corrida las protestas de los espectadores se recrudecieron, los astados de A.P. frustraron todo lucimiento.

viernes, junio 14, 2013

El 13 de junio del año ...

***   ... 1912 fue la presentación como novillero en Madrid de José Gómez (Joselito) en un mano a mano con el sevillano José Gárate (Limeño), se lidiaron seis novillos de Olea, el torero de Gelves había rechazado los anunciados del duque de Tovar porque le pareció que eran pequeños.

Joselito, de lila y oro, recibió a su primero, "Escopeta", negro bragado, con un cambio de rodillas y unas aclamadas verónicas. El animal fue bravo y tomó cinco varas derribando en cuatro de ellas. Cogió las banderillas quebrando su primer par, los dos siguientes los clavó cuarteando por el derecho que resultaron superiores. Con la muleta dio pases magníficos, molinetes, ayudados por bajo, con la derecha, todos ellos artísticos. Entró a matar en la suerte natural dejando un pinchazo, cuatro más dio antes de descabellar a la primera, al dar el tercero de ellos salió con la taleguilla rota, pasó a la enfermería al terminar.

El cuarto era cárdeno, careto y bien armado. El bicho huía constantemente de los engaños y no hubo manera de que llegase a tomar un solo puyazo por lo que fue condenado con las de fuego, Magritas y Almendro fueron los encargados de ponerlas. Tomó José la muleta y tras unos pases pinchó en hueso, sin apenas preparación dio otro pinchazo hondo, delantero y caído, que se protestó. El novillo se fue a la querencia de los toriles y allí le intentó descabellar, el animal se tapaba y cuando se cansó de que le pincharan en la testuz decidió echarse.

El último del festejo que era de Santa Coloma, negro, ligero de pies y corniabierto tomó cuatro puyazos a cambio de tres caídas y tres caballos para el arrastre. Joselito se lo brindó al crítico Don Pío y fue en busca del animal que se había refugiado en tablas junto a toriles. Empezó la faena con un ayudado por alto, otro y uno natural, pases con la derecha, más por bajo, por alto, y aprovechando que el novillo había igualado clavó media estocada en buen sitio, saliendo por la cara, que hizo doblar al animal. Lo sacaron de la plaza en hombros.

jueves, junio 13, 2013

El 12 de junio del año ...

***   ... 1921 la novillada celebrada en Valencia resultó trágica al saltar el sexto novillo de la ganadería salmantina de Hidalgo al callejón y coger al guardia de Seguridad Antonio González.

El animal nada más salir al ruedo persiguió a un torero y saltó la barrera que estaba repleta de gente que al tratar de huir se apelotonó ocasionando la caída de varias personas. El bicho al seguir corriendo por dentro de las tablas hirió levemente a un espectador y le produjo la rotura de un brazo. A la altura de los chiqueros se revolvió y al cambiar de sentido empitonó al guardia por debajo de la barbilla cuando aún se estaba levantando, el asta le penetró hasta el cráneo, cuando llegó a la enfermería estaba en periodo agónico y falleció nada más ingresar. El infortunado dejó viuda y cinco hijos, el menor de diez años.

El mismo toro al regresar al redondel prendió a Márquez que sufrió un varetazo en el vientre, acabó con el novillo Valencia II, completaba la terna Gallito de Zafra.

***   ... 1977 en la novillada celebrada esa tarde en la Maestranza sevillana uno de los novillos de la ganadería de los Herederos de Salvador Guardiola Fantoni saltó al callejón corneando al octogenario empleado de la plaza don Manuel Domínguez Melero, cuando éste, auxiliado por otros compañeros pugnaba por saltar a la arena huyendo del astado.

En la enfermería fue atendido de una cornada en el muslo izquierdo, probable fractura de tibia y peroné y de destrozos musculares, con fuerte hemorragia y fuerte contusión en el hipocondrio izquierdo, con fracturas costales. El pronóstico era de gravísimo.

Una vez atendido en las dependencias de la plaza se le trasladó a la Residencia de la Virgen del Rocío de la Seguridad Social donde fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos. Tras experimentar una ligera mejoría su estado sufrió un nuevo agravamiento falleciendo el siguiente día 17.

A su entierro asistieron sus compañeros de la plantilla de empleados de la plaza, el gerente del coso, y gran número de gente del toro y amigos del finado.

Lidiaron la novillada mano a mano Tomás Campuzano y Armillita chico.

miércoles, junio 12, 2013

El 11 de junio del año ...

***   ... 1972 se celebró en Madrid una novillada con reses de don Juan Pedro Domécq, de Jerez de la Frontera, Cádiz, en la que se presentaron ante la afición capitalina el fontivereño Julio Robles y el salmantino Pedro Gutiérrez Moya (Niño de la Capea), completaba la terna Ángel Rodríguez (Angelete).

El de Fontiveros hizo lo más lucido de la tarde en el primero de su lote, lo lanceó con estilo y personalidad y lo colocó en el caballo con soltura y alegría. Con la franela realizó una faena variada muy del agrado del público, le concedieron una oreja.

En el quinto volvió a demostrar que al menos tenía un sello personal, calidad, y cierto garbo en todo cuanto realizaba. Tras tres pinchazos y media estocada el presidente creyó oportuno no conceder la oreja que le pedían y el público obligó a Robles a dar tres vueltas al ruedo.

El Niño de la Capea dio sensación de seguridad aunque su toreo estaba falto de personalidad y estilo, como se vio que andaba suelto y tenía aprendido su oficio el público se lo premió con una vuelta al ruedo en su primero y con una oreja en el último del festejo.

Angelete no supo aprovechar las buenas condiciones del novillo que abrió plaza y, al torear de capa al segundo de su lote, fue cogido y volteado sufriendo una conmoción cerebral, Robles acabó con el astado.


martes, junio 11, 2013

El 10 de junio del año ...

***   ... 1956 en la decimoquinta corrida de toros celebrada esa temporada en Madrid confirmó la alternativa el colomense Joaquín Bernadó Bartomeu, de manos del sevillano Mario Carrión y con el mejicano Joselito Huerta de segundo espada, las reses eran de la ganadería de El Pizarral de Casatejada, toros terciados, poco boyantes y carentes de celo.

Bernadó, de malva y oro, recibió a su primero, corto y recogido de cabeza, con pocos lances debido al fuerte viento que hacía. El animal acudió hasta nueve veces a los piqueros de los que sólo recibió picotazos ya que huía nada más sentir el hierro.
Tras la ceremonia de confirmación se limitó a un trasteo gris, pases por alto, ayudados, y naturales carentes de brillantez, no logró componer faena aunque en honor a la verdad el viento tampoco se lo permitió, acabó de una estocada caída.
En el último de la tarde, muy protestado, su labor con la franela fue exclusivamente para preparar la muerte del toro, lo consiguió de media estocada tras entrar varias veces cuarteando.
A pesar de que a lo largo de toda la corrida los tres matadores se esforzaron por estar bien, no salieron de la vulgaridad.


lunes, junio 10, 2013

El 9 de junio del año ...

***   ... 1922 el novillero Martín Echandía (Chico de Basurto) fue cogido en Medina de Rioseco (Valladolid), un astado de Villagodio le corneó gravemente en la cabeza, tras delicada operación lo trasladaron al Hospital de Valladolid en donde perdió la razón, allí falleció el 7 de agosto siguiente.

El 22 de junio de 1913 se celebró en la plaza de toros de Vista-Alegre de Bilbao una novillada en la que tomó parte. Se lidiaron seis novillos de la ganadería de don Amador García, de Salamanca, para los espadas Alejandro Irala, de Bilbao; Basilio Segura, de Marzana (Bilbao); Jerónimo Loizaga (Chatillo de Baracaldo); Diego Mazquiarán (Fortuna de Sestao); Martín Echandía (Chico de Basurto) y Elisardo Urgoiti, de Bilbao. Hubo tres premios: el primero, de una onza de oro y un contrato para septiembre; el segundo, de media onza de oro y también un contrato, y el tercero, de cinco duros, en oro. El que nos ocupa no consiguió ninguno.

Inició su carrera como banderillero hasta que se presentó de novillero en Madrid en la corrida nocturna celebrada el 15 de julio de 1920, con novillos del duque de Tovar. Le dieron los tres avisos en su segundo novillo y ni corto ni perezoso se cortó la coleta. A pesar de ello volvió a la actividad aunque poco fue lo que toreó desde entonces hasta la fatídica tarde a que hacemos referencia.

sábado, junio 08, 2013

El 8 de junio del año ...

***   ... 1952 el albaceteño Pedro Martínez González (Pedrés) se presentó como novillero en Madrid obteniendo un triunfo memorable, lo hizo acompañado de su paisano y también debutante Juan Montero Navarro. Mano a mano estoquearon reses de don Manuel Sánchez Cobaleda, novillos de bonita lámina que resultaron manejables. Pedrés se llevó el mejor lote y a Montero le correspondió en quinto lugar un mansurrón de Terrones que salió en lugar del de Cobaleda que fue retirado por sus andares renqueantes.

Sensacional estuvo Pedrés con un aire serio y triste, sus faenas tuvieron una mezcla de sensaciones que desconcertaban y subyugaban a un tiempo, unía el arte y la temeridad y no se podía predecir que variaciones prodigiosas imprimiría a los pases que faltaban por llegar. Su personalidad y valor sereno hicieron que el público se apasionase  con él, todos le auguraron un porvenir espléndido.

En su dócil primero de concedieron una oreja; en el cuarto resultó cogido sin consecuencias, no obtuvo premio por su fallo a espadas; el sexto lo prendió de mala manera contra las tablas saliendo sin daño de verdadero milagro, le dieron las dos orejas del animal y al final lo sacaron de la plaza en hombros.
Con este triunfo se colocó en primera línea entre los de su escalafón llegando a torear esa temporada 51 novilladas, el 12 de octubre de ese mismo año tomó la alternativa en la plaza de Valencia.

Juan Montero poco hizo aunque se le vio suelto y con voluntad, en el quinto destacó algo pero en conjunto no dejó nada para el recuerdo.


viernes, junio 07, 2013

El 7 de junio del año ...

***   ... 1869 con motivo de solemnizar la Jura de la Constitución nacida tras la salida del trono de Isabel II se organizó en la Plaza de Toros de la Puerta de Alcalá de Madrid dos corridas de toros, en mañana y tarde. En la corrida de la tarde se lidiaron seis toros de la ganadería de don Vicente Martínez, de Colmenar Viejo, por los diestros Antonio Sánchez (El Tato), Rafael Molina (Lagartijo) y Vicente García (Villaverde).

 Al entrar a matar  por tercera vez al toro "Peregrino", castaño, El Tato fue empitonado sufriendo una herida de cuatro centímetros de longitud por tres de profundidad en el tercio superior de la pierna derecha. Tras ser curado en la enfermería lo trasladaron a su domicilio de la calle de Espoz y Mina, nº 4- 2º, el doctor Benavides se encargó de atender al torero. Lo que en un principio pareció no tener mayor importancia se fue complicando con el paso de los días y el estado de El Tato se agravó de tal forma que para salvar su vida vieron necesario amputarle el miembro lastimado por debajo de la rodilla, a las tres de la tarde del día 14 el doctor Benavides procedió a la amputación .
La extremidad amputada se llevó a la botica ubicada en la calle Fuencarral, nº 11 para que fuera embalsamada. Gran disgusto se llevaron sus partidarios cuando el 14 de julio salió a la luz la siguiente noticia: "Crónica General. Incendio. El horroroso incendio que anoche se declaró en la calle Fuencarral, y de que damos cuenta en la gacetilla de "Enfermedades del día", no ha tenido mayores consecuencias gracias a haberse presentado en el sitio de la catástrofe los señores Moreno Benítez, Rivero, Abascal, Iruela, Pérez y Martínez. que, como autoridades, tomaron las medidas más convenientes en tan apurado trance, siendo secundados con actividad por los bomberos, fuerza popular y operarios dependientes del Ayuntamiento.
Entre los objetos quemados, lo ha sido la pierna de El Tato, que se encontraba en el laboratorio para embalsamarla". -en la Iberia, 14 de julio de 1869-

Dos años más tarde le hicieron un pierna artificial con la que salió a torear en Badajoz el 14 de agosto de 1871, al verse inútil para ejercer su profesión se retiró entre barreras sollozando, no lo volvió a intentar.

jueves, junio 06, 2013

El 6 de junio del año ...

***   ... 1909 en la novillada celebrada en el carabanchelero coso madrileño de Vista-Alegre fue cogido por el sexto de la tarde el banderillero Tomás Fernández Alcalde (Alfarerito), componían la terna los diestros Luis Mauro, Alfonso Cela (Celita) y Agustín García Malla (Mallita).

Al intentar clavar un segundo par de banderillas de fuego al manso "Cuquito", de la ganadería salmantina de García Bueno, salió perseguido viéndose obligado a saltar al callejón. El animal saltó también y tras prenderle en el suelo lo volteó aparatosamente y lo estrelló contra una columna de piedra. Trasladado a la enfermería se le atendió de una herida de seis centímetros de extensión situada en la parte inferior del muslo derecho que interesaba los tejidos blandos y dañaba el paquete muscular, finalizada las curas se le trasladó en camilla a su domicilio.

No dieron gran importancia a las lesiones pues en principio creyeron que no tenía nada más que el puntazo del muslo. En la mañana del día siguiente llamaron al médico de la Casa de Socorro para que administrase al herido algunos calmantes ya que se quejaba de grandes dolores en la región torácica. Por la tarde visitaron al herido un ayudante del doctor Pintado y el médico de la plaza, en medio de fortísimos dolores Alfarerito falleció a las seis y media de la tarde.

Avisado el Juzgado ordenó el traslado del cadáver desde el tercer piso de su domicilio de la calle Ruda, nº 3, al Depósito, acompañaron el féretro sus hermanos Claudio y Pedro y su jefe de filas, García Malla. El infortunado banderillero estaba casado y dejó una niña de tres años y a su mujer que se encontraba encinta del que iba a ser su segundo vástago.

Había nacido en Vallecas (Madrid) el 17 de agosto de 1883. Se inició en el toreo en las capeas que se celebraban en los alrededores de la capital madrileña, más tarde entró a formar parte de la cuadrilla de su convecino Mallita, su jefe de filas en la trágica novillada.

miércoles, junio 05, 2013

El 5 de junio del año...

***   ... 1952 en la novillada extraordinaria celebrada en Madrid se presentó como novillero el madrileño Antonio Chenel (Antoñete), en compañía de Manuel Perea (Boni) y Mariano Martín (Carriles), se lidiaron seis novillos de de Navalón, huídos, mansurrones, broncos, sin apenas peligro pero ilidiables.

Antoñete se presentó en "su plaza" con el novillo tercero, "Oliverito", cárdeno claro, al que recibió con unos lances profundos que fueron aplaudidos. Con la muleta dejó ver su personalidad, en los naturales mostró su estilo hondo y clásico, el brazo y cintura marcaban un ritmo lleno de belleza acoplando sus giros a la fuerza y estilo del novillo. En unos adornos fue cogido y quedó algo conmocionado, mató de media estocada y después de dos intentonas con el de cruceta dobló el animal, dio la vuelta al ruedo. Hubo de pasar a la enfermería pero salió para lidiar al segundo de su lote.
El sexto nada más saltar a la arena dio muestras de gran mansedumbre y no paró de dar vueltas buscando una salida. Cuando Antoñete se dispuso a comenzar la faena el animal ya se había refugiado en tablas y no paraba de defenderse. Tras unos pases para lograr la igualada clavó una estocada superficial y contraria que hizo guardia, necesitó de varios intentos más para acabar con el bicho.

Manuel Perea  necesitó de ocho pinchazos y media estocada para matar al primero. En el cuarto estuvo bien y lo pasaportó de pinchazo y estocada.

Mariano Martín toreó magistralmente al primero de su lote y lo mató de una gran estocada. Le pidieron la oreja y al denegarla el presidente le obligaron a dar dos vueltas al ruedo. En el otro le fue imposible hacer faena debido a las nulas condiciones del animal, tras machetearle  acabó de seis pinchazos y media estocada.

Tras arrastrarse el tercer novillo salieron al ruedo el presidente de la Diputación, marqués de la Valdavia; el jefe nacional del Sindicato del Espectáculo, don Manuel Casanova; el consejero de la Empresa, Sr. Escanciano, y el secretario de ella, Sr. Blanco, en unión del diestro Juan Posada, al que le hicieron entrega de un capote de paseo como premio a la mejor faena realizada en San Isidro.


martes, junio 04, 2013

El 4 de junio del año ...

***   ... 1936 en tarde fría y desapacible se celebró en Madrid la tradicional corrida del Montepío de Toreros en la que se lidiaron seis toros de la ganadería de los hermanos Sánchez Fabrés y en la que Manolo Bienvenida obtuvo un resonante triunfo al cortar las dos orejas y el rabo al cuarto de la tarde, "Pañofino", nº 68, negro bragado, bien armado y fino de cabos, era el séptimo que se cortaba en Las Ventas. Completaban la terna Domingo Ortega y Rafael Ponce (Rafaelillo).

Bienvenida hizo a su primero una faena valiente que concluyó con una estocada hasta la bola, escuchó menos palmas de las merecidas.
Al cuarto lo recibió con unas apretadas verónicas. Tomó las banderillas y puso un gran par al cambio, otro magnífico de frente y cerró el tercio con otro idéntico aguantando una barbaridad. Inició la faena con ambas rodillas en tierra y ya en pié ejecutó pases de todas las marcas, faena magnífica, sin dudar nunca, en la que destacaron tres naturales, dos de pecho, un farol de rodillas, molinetes y perfectos cambio de mano. Entró a matar y dejó una estocada en todo lo alto, arrancando en corto y entrando con rectitud, excelente final a una extraordinaria labor. Tras recibir de manos del aguacilillo los trofeos citados anteriormente le dieron una vuelta al ruedo a hombros de algunos compañeros de profesión en medio de una atronadora ovación, terminada esta sacó al centro del anillo a sus dos compañeros para que también recibieran los aplausos del público.

Domingo Ortega demostró una vez más que era un torero hecho, con arte, con un conocimiento total del comportamiento de los astados y con una técnica envidiable. Tras una faena poderosa acabó con el primero de su lote de una soberbia estocada y le fue concedida una oreja. En su segundo realizó otra faena parecida a la anterior, se prodigó en los adornos y temeridades y tras media estocada y varios descabellos saludó desde los medios,
Rafael Ponce hizo una faena porfiada y valiente a su primero, le cogió sin consecuencias, y acabó de un estoconazo al cuarto envite, saludó desde los medios. Al que cerró plaza le hizo una faena vistosa que culminó con un volapié y un descabello, paseó una oreja por el redondel.
Los toros que estaban bien presentados y tenían una excelente lámina ayudaron en mucho a la brillantez de la corrida.



lunes, junio 03, 2013

El 3 de junio del año ...

***   ... 1973 en la plaza de toros de Barcelona el banderillero Joaquín Camino fue alcanzado por el toro "Curioso", de Atanasio Fernández, al colocar un par de rehiletes, sufrió dos cornadas: una en el muslo derecho y la otra en el tórax, lesionando el hígado y penetrando en la región abdominal. Toreaba esa tarde en la cuadrilla de su hermano Paco como peón de confianza.

Una vez atendido en la enfermería lo trasladaron a la clínica del doctor Olivé Millet. El día 5 estuvo el doctor hasta primeras horas de la madrugada en su clínica atendiendo al herido, al observar algo de mejoría se retiró a descansar. A las cuatro de la madrugada tuvo que regresar de nuevo al avisarle de que el estado de Joaquín era sumamente crítico, el infortunado dejó de existir a la una menos cinco de la tarde.

Joaquín Camino Sánchez había nacido en Camas (Sevilla) el 23 de noviembre de 1943. Debutó con caballos el 7 de octubre de 1962 en Medina de Pomar (Burgos) con reses de Rodríguez Arce, junto a Diego Francisco. En Las Ventas se presentó con Gregorio Tébar (El Inclusero) y Francisco Pallarés, se lidiaron novillos de Castillejo.


sábado, junio 01, 2013

El 1º de junio del año ...

***   ... 1924 en la novillada celebrada esa tarde en la plaza de toros de Almería fue herido mortalmente el granadino Manuel Sánchez García (Manolé). Se lidiaron seis astados de Sánchez Nandín para Eduardo Gordillo, Manolé y Niño de la Corona.

La desgracia ocurrió en el quinto novillo de la tarde, grande, con mucho peso y corniabrochado, que siempre estaba con el hocico por los suelos y era complicado hacerle levantar la cabeza. Cuando Manolé intentó que tomara la muleta el bicho se le arrancó bruscamente empitonándole de lleno en el vientre. La tremenda cornada le había destrozado los intestinos y cuando los médicos se disponían a atenderle en la enfermería vieron que el torero ya era cadáver.

El infortunado Manolé había cumplido veintidós años y tenía bajo su tutela a su madre y a tres de sus hermanos pequeños. Un grupo numeroso de aficionados granadinos decidieron abrir una suscripción con el fin de recaudar fondos para el traslado y entierro en su tierra y paliar en lo posible el estado de pobreza en que quedaron sus seres queridos.
Se trataba de un novillero valiente que le gustaba hacer el toreo clásico, los aceros los manejaba con cierta eficiencia.

Eduardo Gordillo cumplió en los novillos que le tocaron en suerte. El debutante Niño de la Corona fue cogido al entrar a matar y sufrió una cornada de diez centímetros en el muslo derecho, que le seccionaba la femoral, y otra cornada en la región carótida, de dos centímetros. Su estado lo pronosticaron los médicos como gravísimo.

Enterados los asistentes al festejo del final trágico de Manuel Sánchez solicitaron la suspensión del mismo, a lo que accedió la presidencia.