martes, abril 30, 2013

El 30 de abril del año ...

***   ... 1899  se celebró en Valencia una novillada con astados de don Felipe de Pablo Romero para los dos espadas de la tierra, Finito y Francisco Aparici Pascual (Fabrilo).
Mal se le dieron a Fabrilo los dos primeros que le correspondieron ya que tuvo que escuchar los tres avisos, los cabestros no pudieron llevarse al segundo pues cayó a la arena de media estocada.

Salió al ruedo Corucho, negro, grande y astifino, que fue mal picado y banderilleado. En el último tercio se atrincheró en tablas y lo único que hacía era defenderse. Fabrilo estuvo valiente en los primeros muletazos señalando a continuación un pinchazo, después de algunos pases se perfiló en corto cobrando una estocada en lo alto. Fue enganchado y lanzado al suelo y al levantarse intentó volver ante la cara del novillo pero no le dejaron las asistencias y rápidamente se lo llevaron a la enfermería con una gran hemorragia de sangre. Tenía una cornada de 6 centímetros de extensión por 16 de profundidad, en la cara anterior y parte superior del muslo derecho, el pitón le había interesado la arteria femoral. En vista de la extrema gravedad del herido decidieron no trasladarle a ningún sitio, falleció en dichas dependencias a los dos y cuarto del día siguiente.

Se dio la triste coincidencia de que esa tarde llevaba puesto el mismo traje, grana y oro, que vistió su hermano Julio el día que fue corneado mortalmente en ese mismo ruedo el día 27 de mayo de 1897. Alternaba con Antonio Reverte que no aceptó las banderillas que le ofreció debido las malas condiciones de Lengüeto, de don José Manuel de la Cámara, al intentar ponerlas recibió una cornada en la ingle que tres días más tarde resultó mortal. Francisco que iba de banderillero con él fue el que hizo el quite para que las asistencias pudieran llevar a su hermano a la enfermería.

lunes, abril 29, 2013

El 29 de abril del año ...

***   ... 1945 con toros de la ganadería de los herederos de doña María Montalvo confirmó su alternativa en Madrid el sevillano Pepín Martín Vázquez de manos de Pepe Bienvenida y actuando de segundo espada Morenito de Talavera.

Pepín, de morado y oro, recogió con seis lances ceñidos al primero de la tarde, berrendo y astillado del izquierdo, de 480 kg., que pronto fue perdiendo genio y terminó quedado. Tras cuatro varas por dos derribos y dos pares y medio de banderillas pasó al último tercio. Una vez recibido los trastos se llevó el toro al centro y allí empalmó unos pases templando mucho. Tras un desplante arrodillándose ante la cara del toro siguió toreando hasta sacar los pocos pases que tenía en animal. Cobró una buena estocada en lo alto y algunos le pidieron la oreja, salió al tercio a saludar.

El sexto, de 475 kg., echaba las manos por delante y reculaba dejando ver su mansedumbre y mal estilo. Cuando Pepín se dispuso a hacer faena pronto se vio que no había lidia posible, el toro metía el hocico entre las pezuñas y retrocedía sin querer hacer caso de los engaños. A pesar de todo el recipiendario, ante la misma cara, logró algunos pases en los que dejó patente su torería. Escuchó palmas al terminar con el toro de un pinchazo y cuatro dscabellos, al abandonar la plaza le ovacionaron.

La corrida salió mansa y no permitió el lucimiento de los espadas. Bienvenida, de celeste y oro, fue pitado en los suyos y para el talaverano hubo silencio en su primero y salió al tercio en el otro.

domingo, abril 28, 2013

El 28 de abril del año ...

***   ... 1957 en tarde desapacible, llovió durante toda la mañana, se celebró en Madrid una corrida con toros de Escudero Calvo en la que confirmó su alternativa el gaditano Juan Antonio Romero, el alamedano Pablo Lozano fue su padrino y el mejicano Antonio del Olivar -Antonio Oliver López era su nombre-, testificó la ceremonia.

Al salir el quinto, tenía astillado los dos pitones, se lanzó al ruedo un espontáneo que tuvo la mala suerte de caer delante del toro. El animal lo zarandeó cuanto quiso, lo golpeó contra un burladero y lo paseó prendido de la chaqueta. Milagrosamente se salvó de lo que parecía imposible y por su pié se dirigió a la enfermería.
Esta noticia no hubiera tenido mayor trascendencia de no haberse dado la circunstancia de que el intrépido espontáneo era un joven cordobés llamado Manuel Benítez Pérez. Cómo iba a pensar en aquellos delicados momentos, no le dio tiempo ni a desplegar la muleta, que años más tarde y con el apelativo de El Cordobés sería el centro de controversias apasionadas, e iba a llegar a lo más alto debido a unos preceptos establecidos por multitudes enardecidas y fanatizadas. 
Siempre estuvo en el centro de la discordia, para unos era incuestionable su toreo y otros no se cansaban de recusar sus atropelladas maneras. Lo que nadie podía cuestionar era su gran personalidad.

Los toros de Escudero Calvo, de Moraleja (Cáceres), bien presentados en cuanto a peso y de bonita lámina fueron en general manejables, los seis tuvieron poder pero acusaron blandura de manos. Sólo el mejicano que dio la vuelta al ruedo en el primero de su lote se salvó del naufragio general.



sábado, abril 27, 2013

El 27 de abril del año ...

***   ... 1933 sangrienta resultó la corrida de la Beneficencia celebrada en Madrid ya que fueron cogidos los diestros Manolo Mejías (Bienvenida), Domingo Ortega y Antonio García Bustamante (Maravilla), el maño Nicanor Villalta tuvo que estoquear siete toros, cinco de Bernardo Escudero y dos del duque de Tovar.

Bienvenida cubrió el tercio de banderillas de su manso primero saliéndole al encuentro en las arrancadas y pareando de poder a poder, el último lo puso al sesgo. Tomó la muleta y echó las dos rodillas en tierra dando un pase apurado pues el toro entraba descompuesto, tras el mismo huyó el animal. Se fue tras él y de nuevo se postró de hinojos para citarle de lejos e intentar dar un ayudado,  arrancó el bicho algo vencido y lo alcanzó en el suelo y lo suspendió por el lado derecho del vientre.
En la enfermería emitieron el siguiente parte facultativo: "Durante la lidia del tercer toro ha ingresado en esta enfermería el diestro Manuel Mejías (Bienvenida), con una herida por asta de toro en el pliegue inguinal derecho, en dirección hacia arriba y adentro, penetrante en la cavidad abdominal, con rotura de vasos hipogástricos, con gran hematoma en espacio perirócico (espacio de Retsius), pronóstico muy grave."


No tardó mucho Domingo Ortega en seguirle los pasos, fue visto y no visto, nada más echarse el capote a la espalda el toro lo cogió siendo conducido a manos de los galenos. En el parte facultativo se podía leer: "Durante la lidia del cuarto ha ingresado en la enfermería el diestro Domingo Ortega, con una herida producida por asta de toro en la región perineal, que interesa piel, aponeurosis, y músculo elevador del ano. Pronóstico menos grave."


Una vez banderilleado el toro que cogió al borojeño, Maravillas tomó los trastos y se fue hacia el toro que le corneó a las primeras de cambio en un muslo. Tras ser atendido en la enfermería se emitió el parte facultativo de su estado, decía: "Durante la lidia del cuarto toro ingresó en la enfermería el diestro Antonio García (Maravilla), con una herida en la cara anteriorinterna, tercio medio del muslo derecho, que interesa piel, aponeurosis y músculo basto interno. Menos grave."

Sólo quedaba Villalta que con su conocido arrojo se dispuso a echar la corrida fuera. De los siete toros que mató cuatro al menos fueron mansos y con mal estilo, a veces se defendían y en otras se metían por debajo de las telas. Muy oportuno estuvo el aragonés en quites y fue tanto lo que se animó que toreó con adorno y puso una par de banderillas en el toro que correspondía a Bienvenida. Pertenecía el astado a la ganadería del duque de Tovar y fue el mejor de la corrida, le premiaron con la vuelta al ruedo. A Villalta le concedieron las dos orejas y fue sacado de la plaza en hombros.

viernes, abril 26, 2013

El 26 de abril del año ...

***   ... 1964 en el pueblo sevillano de Gelves fue bendecido e inaugurado el monumento que, costeado por los aficionados, se erigió en memoria del torero Joselito, modelo de poderío, dominio, equilibrio y gallardía que ha pasado con toda justicia a ocupar en la Historia del toreo un puesto de excepción.

El acto estuvo presidido por el Gobernador civil y jefe provincial del Movimiento, presidente de la Diputación, el alcalde de la localidad, la duquesa de Alba y otras personalidades y autoridades, y al que asistieron gran cantidad de aficionados a la Fiesta Nacional, fue bendecido por el cura párroco del  municipio.
El duque de Pinohermoso en calidad de presidente de la junta organizadora hizo uso de la palabra y entregó el monumento al pueblo de Gelves, patria chica del torero. Don José María de Cossío glosó sobre Joselito y a continuación el alcalde agradeció a todos su asistencia al acto. Cerró el turno el Gobernador dedicando un emocionado recuerdo al gran torero.
El monumento, hecho en bronce, representa a Joselito con el toro a sus pies tras una soberbia estocada. La obra fue realizada por el escultor Federico Coullaut Valera.

jueves, abril 25, 2013

El 25 de abril del año ...

***   ... 1915 se celebró la corrida de la Beneficencia en Madrid con toros de la viuda de Murube que fueron estoqueados por los diestros Vicente Pastor, Rafael El Gallo, José Gómez (Joselito) y Juan Belmonte. El Pasmo de Triana, tras una faena cumbre, cortó su primera oreja en esta plaza, fue en el cuarto toro de la tarde de nombre Escondido, negro mulato.

Belmonte lo recibió con unas verónicas superiores muy apretadas, el bravo toro acudía con presteza a los engaños pero adolecía poder, cuando quería apretar terminaba en la arena. El picador Veneno se lució en su turno y en banderillas el Vito puso un par desigual y otro bueno, cerró el tercio Calderón con un par malo.
Empezó Juan con un pase ayudado y cuatro naturales de la mejor factura. Siguió la faena alternando ambas manos con pases de todas las marcas, era un privilegio el ver la manera tan prodigiosa con que templaba, mandaba y alargaba los muletazos. Faena memorable que culminó con una estocada honda, saliendo por la cara. Apenas sonaron los aplausos ya que los espectadores tenían las manos ocupadas con los pañuelos solicitando la oreja que el presidente no dudó en conceder, la ovación en la vuelta al ruedo fue de las que hacen época.
Su segundo, un toro largo y con mucha leña en la cabeza, no le gustó. Mal con el capote y desconfiado con la muleta, sin estar el toro en suerte dejó media estocada trasera y atravesada que fue suficiente. Fue sacado de la plaza en hombros entre el delirio de los aficionados, no cabía duda de que la faena que habían visto en el cuarto toro había sido memorable.

Pastor escuchó pitos en el primero de la tarde y palmas en el quinto. A El Gallo le silenciaron su labor en uno y escuchó pitos en el otro. Joselito tuvo división de opiniones en el tercero y escuchó pitos en el séptimo.


***   ... 1909 se lidiaron en Madrid seis toros de la ganadería de la viuda de Concha y Sierra por los espadas Vicente Pastor, Gallito y Rodolfo Gaona.
El último de la corrida atendía por Merino y era negro, terciado de carnes y bien puesto de defensas. En el segundo tercio el mejicano tomó las banderillas e intentó quebrar, sin conseguirlo, ya que el toro llegaba gazapeando. Lo intentó de nuevo y el animal lo empaló por el muslo derecho y lo tiró al suelo en donde le lanzó varias cornadas, se retiró por su pié a la enfermería pero volvió al ruedo sin entrar en sus dependencias.

Tomaron sus peones los palos yendo por delante Anguilita que clavó un par, a continuación Fernando Romero (Lagartijilla) puso un segundo pero perdió terreno al salir y fue a caer a poca distancia del toro. Intentó levantarse cuando el animal le acometía y resultó corneado por el cuello y suspendido en el pitón, lo lanzó a poca distancia.
Llevado a la enfermería lo colocaron en la mesa de operaciones y procedió a reconocerle el doctor don Jerónimo Hurtado quien nada más ver la herida pidió al capellán que le administrara la Extremaunción. El médico, ayudado por los doctores Milano y Taboada, intentó reanimar al torero con inyecciones de cafeína y suero, todo resulto inútil pues falleció al momento, eran las seis y treinta y cinco minutos de la tarde.

El parte facultativo rezaba lo siguiente: "Fernando Romero (Lagartijilla) ha ingresado en esta enfermería a las seis y diez minutos de la tarde, en estado agónico, y al proceder a cohibir la abundante hemorragia que de la parte lateral izquierda del cuello se producía por una herida de asta de toro que interesaba el cuerpo de las vértebras cervicales, que estaban fracturadas, teniendo destruida la médula espinal cervical y la arteria vertebral izquierda y vena yugular interna del mismo lado, falleció en el acto de curarle, a consecuencia de las lesiones mencionadas". El facultativo de guardia, doctor Jerónimo Hurtado.

Fernando Romero tenía veintisiete de edad, era soltero  y natural de Alcalá de los Gazules (Cádiz). Hacía cinco años que había marchado a Méjico ingresando en la cuadrilla de Rodolfo Gaona , con el que se vino a España. En Madrid debutó un mes antes en la corrida de la Prensa del 25 de marzo. Residía junto a su madre en la madrileña calle de Aduana, 13. Fue enterrado en el cementerio de Nuestra Señora de la Almudena.

miércoles, abril 24, 2013

El 24 de abril del año ...

***   ... 1887 se celebró en la plaza de toros de la carretera de Aragón de Madrid la tercera corrida de abono con toros de la ganadería de don Agustín Solís, el famoso cura Solís, que recientemente se la había comprado al marqués viudo de Salas. Se encargaron de su lidia y muerte los espadas Francisco Arjona Reyes (Currito), Salvador Sánchez (Frascuelo) y Angel Pastor.

La corrida en general fue brava pero el toro lidiado en cuarto lugar, Jaquetón, cárdeno chorreado, apretado de cuerna y astifino, fue verdaderamente excepcional. Con una codicia y una bravura ejemplar se arrancaba de lejos hacia los del castoreño, recargó en las nueve varas que le pusieron, derribó en todas y mató siete caballos. Durante este tercio Angel Pastor tropezó con uno de los caballos que estaban tendidos en la arena y cayó al suelo, cuando estaba a punto de ser presa de Jaquetón apareció el banderillero Pulguita que le hizo un providencial quite.

A causa de los esfuerzos realizados y de una coz sufrida en la testuz el bravo toro fue acometido por un temblor convulsivo, quedó junto al último jamelgo que había matado sin apenas poder sostenerse sobre las patas. El público pidió insistentemente que no se matara y el presidente, don Juan José Giménez, accedió a la demanda. Al no poder seguir a los mansos que habían acudido en su busca fue descabellado por Currito, a la cuarta intentona. Con una atronadora ovación lo despidieron al ser arrastrado por las mulillas.

Con tan sonoro triunfo fue Jocinero el causante de que la ganadería del cura Solís adquiriese mucha fama, durante algunos años siguió dando toros bravos y con mucho poder. Le cupo la gloria de haber pasado a la historia como prototipo de bravura.

La cabeza del toro Jaquetón fue adquirida por el diestro getafense Felipe García y Benavente -antes de hacerse matador fue empleado de las caballerizas de la plaza de toros de Madrid, monosabio más tarde y picador después- para regalársela a don Agustín Solís, de Trujillo.

Al siguiente día de celebrarse este festejo don Mariano de Cavia (Sobaquillo) escribía en El Liberal la siguiente coplilla:
                                La historia del cuarto toro
                                -¡viva el que a Madrid lo trujo!-
                                merece una orla de lujo                          
                                y escribirse en letras de oro;
                                mas ya tiene harto decoro
                                la fama de este animal
                                de lo que hizo ante la gente...                
                                Si el país fuera decente,
                                se le haría un funeral.
                                ¡Oh gran Jaquetón! Yo espero
                                que tendrás tu Centenario,
                                que te se alzará un santuario
                                y que habrá en él culto y clero.
                                Cuando el siglo venidero
                                nos consagre su atención,
                                olvidará a Napoleón
                                y tendrá de ti memoria
                                que esta será por tu gloria
                                 ¡el siglo de Jaquetón!.

           

martes, abril 23, 2013

El 23 de abril del año ...

***   ... 1931 fallece en Francia a los 73 años de edad la infanta Doña Isabel de Borbón. Asidua a las corridas de toros en la madrileña plaza de la Fuente del Berro, en ocasiones acompañada por su amiga de la infancia la Marquesa de Nájera, fue un personaje que gozó de gran simpatía popular, de manera especial por los aficionados madrileños que la conocían con el apelativo cariñoso de La Chata.

Al proclamarse en España la II República sus parientes fueron obligados a exiliarse en el país vecino, a ella no la obligaron pero fue su voluntad acompañarlos. A los cinco días de abandonar España falleció en un convento de Auteuil, cerca de París. En 1991 el rey don Juan Carlos I ordenó que sus restos se trasladasen a España, fueron depositados en la Colegiata de la Santísima Trinidad del Palacio Real de la Granja.

El poeta valenciano Rafael Duyos escribió Romance de la Infanta Isabel - (La Chata en los toros), en una parte del mismo puso en boca de la Infanta la predilección que sentía por el diestro madrileño Vicente Pastor:
".../ Sale el landó de la Infanta / y a ritmo de pasodoble / van las yeguas alazanas / llevando a Doña Isabel / de Borbón casi en volandas. / Princesa, Bailén, Mayor, / Alcalá. Dame el prograna. / ¡Ajá!. ¡Hoy torea mi torero!. / ¿Cuál es tu torero, Juana?. / El mío es El Gallo, Alteza. / ¡El Gallo, quién lo pensara!. / Torero gracioso, pero / no te arriendo la ganancia. / Yo, de Vicente Pastor. / ..."  




lunes, abril 22, 2013

El 22 de abril del año ...

***   ... 1917 con lleno absoluto se celebró en Madrid la tercera corrida de abono en la que el maño Florentino Ballesteros fue cogido por el toro Coquinero, berrendo en castaño, de Benjumea, que le infirió una herida mortal en el pecho de la que falleció en la madrugada del día 24.
Toreó junto con Manuel Mejías Rapela (Bienvenida) y José Gómez (Gallito), sin estar repuesto del todo de la cornada que la temporada anterior le produjo un toro de Urcola, también en el pecho, la tarde del 18 de septiembre en la plaza sevillana de Morón de la Frontera.

El percance ocurrió en el sexto de la tarde cuando Ballesteros, sin vaciar lo suficiente, le dio tres verónicas de recibo, al dar la cuarta el toro lo cogió y se lo pasó de un pitón a otro y lo zarandeó de forma espantosa, a continuación lo lanzó a varios metros de distancia pudiéndose ver que estaba herido en el pecho. Llevado a la enfermería comprobaron que sufría una herida en la región torácica anterior derecha, de ocho centímetros de extensión, al nivel del cuarto, quinto y sexto espacios intercostales, penetrante en la cavidad, de pronóstico grave.

Falleció a los dos días en una fonda de la madrileña calle del Carmen y su cadáver fue trasladado al Depósito judicial, al día siguiente a las diez de la mañana fue embalsamado para su traslado a Zaragoza en el correo de las seis y treinta y cinco de la tarde.

La Asociación de Toreros entregó a su viuda las 1.000 pesetas reglamentarias que le correspondían y los miembros de su cuadrilla renunciaron a percibir sus honorarios dejándolos a favor de la familia. La situación económica de Ballesteros era más bien precaria ya que el dinero que tenía lo gastó en curar la tremenda cornada que le infirió el toro de Urcola en Morón.
Entre las innumerables muestras de condolencia se encontraba la de la infanta doña Isabel que envió a don José Magallón para que en su nombre diera el pésame a la familia.

Había nacido en la capital aragonesa el 11 de enero de 1893, de padres desconocidos, y fue depositado en el Hospicio zaragozano. Se presentó en Madrid el 15 de agosto de 1913 junto a su paisano Herrrerín, Saleri II y Petreño, en la lidia y muerte de novillos de López Plata. La alternativa la tomó en Madrid el 13 de abril de 1916 de manos de Joselito que le cedió el toro Campanario, de Santa Coloma, de segundo espada actuó Francisco Posada.
Se trataba de un torero fino y con personalidad que sin duda hubiera alcanzado logros importantes.

domingo, abril 21, 2013

El 21 de abril del año ...

***   ... 1922 con ocho toros de Guadalest se celebró en Sevilla la última corrida de feria en la que tomaron parte los espadas Manuel Varé (Varelito), Manuel Jiménez (Chicuelo), Manuel Granero y Marcial Lalanda.

El quinto de la tarde, Bombito, negro y corniveleto, persiguió a Varelito después de entrarle a matar y lo enganchó y lo lanzó a las alturas. Trasladado a la enfermería vieron que tenía una herida en la región anoperineal con rotura del esfínter y de la pared anterior al recto, con gran hemorragia y pronóstico muy grave. Los médicos señor Vilches y don Crespo Mozo que habían reconocido el estado de Varelito y en vista de su extrema gravedad dispusieron que le administrasen la Extremaunción.

El cuerno había causado grandes destrozos y la curá duró cerca de dos horas, hubo necesidad de administrar al herido varias inyecciones de aceite alcanforado, cafeína y suero artificial para poder reanimarle, la enorme pérdida de sangre le hizo sufrir frecuentes colapsos que pusieron en grave peligro su vida.
Los galenos advirtieron que el vendaje que le había puesto se cubría de sangre por lo que decidieron hacerle una nueva cura, nuevamente le aplicaron inyecciones entre ellas varias de suero antitetánico. Debido a su muy delicado estado decidieron no moverle de las dependencias de la enfermería. A las nueve de la noche el estado del herido era tan desesperante que temiendo lo peor se autorizó a la esposa y a la madre de Varelito la entrada en la enfermería.

A las nueve y media los doctores Royo, Vázquez Elena, Sánchez Carrasco, Vilches y el titular de la plaza decidieron practicarle una nueva cura, algo más tranquilos se quedaron los médicos al observar que el herido se reanimó algo a pesar de que el pulso continuaba débil.

Se dio la triste coincidencia de que esa noche iba a ser bautizada una hija del torero, todos esperaban a que el padre regresara a casa tras la corrida. Como padrino de la ceremonia habían elegido al pintor valenciano Ruano Llopis.
A pesar de todos los esfuerzos no logró recuperarse falleciendo el día 13 de mayo siguiente.

Nació en Sevilla el 20 de septiembre de 1894. Se presentó como novillero en Madrid el 27 de julio de 1913 en compañía de Agujetas - hijo del excelente picador- y de Francisco Ferrer (Pastoret). Joselito le dio la alternativa en dicha plaza el 26 de septiembre de 1918 con toros de García de la Lama, en la misma corrida fue doctorado el quismondano Domingo González Mateos (Dominguín).

Era un diestro de mucho pundonor que cobró fama como gran estoqueador y que por no defraudar a aquellos que pensaban de tal forma le costó algunas cornadas y al final la muerte, se creía obligado a lucirse en esta suerte frente a todos los toros.
El día de la mortal cogida hizo el paseíllo con el público en contra por no haber conseguido en toda la feria la estocada que todos esperaban, entró a matar a Bombito equivocadamente, lo hizo por su querencia natural, dando lugar a salir perseguido.

sábado, abril 20, 2013

El 20 de abril del año ...

***   ... 1862 el diestro José Dámaso Rodríguez (Pepete) salió a torear en Madrid con Cayetano Sanz tres toros de don Agustín Salido y otros tres de don Antonio Miura. A esta ganadería pertenecía el segundo de la tarde, Jocinero, berrendo en negro y capirote, que cogió a Pepete y le infirió una cornada que le destrozó el pulmón y le ocasionó la muerte a los diez minutos de entrar en la enfermería. Hombre curtido y de extraordinario temple antes de expirar y mientras se encontraba frente a los médicos que le estaban atendiendo les preguntó: ¿Es argo?.


Nació en Córdoba el 11 de diciembre de 1824, era hijo de un tratante de ganado y abastecedor del matadero. Fue el primer diestro en usar ese apodo que a la larga se haría famoso por el trágico fin que tuvieron algunos de sus poseedores. Empezó de banderillero en la cuadrilla de su paisano Antonio Luque (Camará) y más tarde se integró en la de José Redondo (El Chiclanero).
El 12 de agosto de 1850 tomó la alternativa en Sevilla de manos de Juan Lucas Blanco que le cedió el toro Gamito, negro, de don Joaquín de la Concha y Sierra.
Se trataba de un matador con gran arrojo y fuerza muscular pero que estaba negado para asimilar la técnica necesaria que requiere esta profesión.  

***   ... 1941 se lidiaron en Sevilla toros de la viuda del Marqués de Villamarta a cargo de Pepe Bienvenida, Manolete, Juan Belmonte Campoy y Pepe Luis Vázquez.

Manolete obtuvo un rotundo éxito en su segundo y le concedieron las dos orejas y el rabo del toro. Hizo la faena de la feria, tal como se recuerdan muy pocas según el decir de los que la pudieron contemplar, mató de un soberbio volapié. En su primero cumplió.
Pepe Bienvenida fue ovacionado en uno y aplaudido en otro. Por cogida de Belmonte estoqueó al sexto.
Belmonte dio la vuelta al ruedo tras matar a su primero de dos estocadas. En su segundo fue alcanzado y lesionado en la pierna derecha.
Pepe Luis toreó con elegancia al primero de su lote matándolo de una estocada corta. A su segundo tras una fina faena lo envió al desolladero de media estocada.
Se dio la penosa circunstancia de que ese mismo día falleció la propietaria de la ganadería.

jueves, abril 18, 2013

El 19 de abril del año ...

***  ... 1908 sin haber cumplido los trece años Joselito viste por primera vez el traje de luces, verde y azabache, en la plaza de toros de Jerez de la Frontera, acartelado con José Puerta Carvajal (Pepete IV) y José Gárate Hernández (Limeño).                                                                                                          



Su primer becerro, de don Cayetano de la Riva, se lo brindó al marqués de Domécq que le regaló 25 pesetas por la deferencia, fue muy aplaudido. Cuando le llegó el turno en su segundo el público se opuso a que lo matara estimando que era demasiado grande para su edad, Joselito lloró de rabia.

En aquella temporada don José Martínez, guardia municipal retirado, formó una cuadrilla compuesta por los tres jóvenes citados. Se los llevó a Portugal y allí actuaron en diecisiete ocasiones, el banderillero Antonio Marroco les acompañó como auxiliador.

No contenta la señá Gabriela con esa incursión a tierras portuguesas no tardó en enviar al banderillero Rafael Peña (Llavero) para que trajera a su hijo.

El 18 de abril del año ...

***   ... 1965 se celebró el último festejo en la centenaria plaza de toros de los Tejares (Córdoba). Se lidiaron seis novillos de doña Enriqueta de la Cova que, aunque bien presentados, anduvieron regulares de casta, mansearon y demostraron peligro.

El bujalanceño Agustín Castellanos (El Puri) derrocho voluntad en los suyos, muleteó a su primero muy ajustado y lo mató de media estocada, pinchazo y otra media, dio la vuelta al ruedo.
Su segundo, muy descompuesto, le complicó su labor. Tras intentar faena optó por matar lo que consiguió de un pinchazo y media en su sitio, le pidieron la oreja y paseó de nuevo el anillo.

El cordobés Antonio Sánchez Fuentes vio como sus deseos se estrellaron ante las condiciones de sus dos novillos. Su primero se entableró y apenas pudo sacar algún pase antes de acabar con él de una excelente estocada, hubo petición de oreja y dio una vuelta al ruedo.
El quinto era un marmolillo. Consiguió algunos muletazos de clase y lo pasaportó de dos pinchazos y media estocada.

El sevillano José María Susoni solo pudo mostrar su buen toreo de capa, con la muleta anduvo desganado y fuera de sitio, en muchas ocasiones estuvo a merced de los bovinos. A su primero lo despachó de una estocada y de media al que cerró plaza, en este dio una vuelta al ruedo entre el descontento de muchos.

El coso de los Tejares se inauguró oficialmente el 8 de septiembre de 1846. El 15 de agosto de 1863 tras celebrarse una novillada fue destruido por un incendio. Una vez reconstruido abrió de nuevo sus puertas el 20 de enero de 1866.

miércoles, abril 17, 2013

El 17 de abril del año ...

***   --- 1915 con lleno completo se celebró en la Maestranza sevillana el primer mano a mano como matadores de toros entre Joselito y Belmonte, fueron infinidad los aficionados que se quedaron sin localidad y que esperaron en los aledaños de la plaza para ver la salida de los toreros al final de la corrida.

El primer santacoloma atendía por Correcostas, negro, tomó cinco varas, derribó en tres y mató un caballo. Joselito, de rosa y oro, empezó su faena con un pase cambiado, un ayudado por bajo y varios naturales antes de adornarse. Tras dejar un pinchazo hondo dio nuevos pases sobresaliendo dos molinetes, uno de ellos de rodillas, otro pinchazo, más pases, otro intento con la espada acabando con una estocada en lo alto, descabelló con la puntilla. Entre ovaciones dio la vuelta al ruedo.

El negro tercero de nombre Temerario tomó cinco puyazos y mató dos jamelgos. Derrochando valentía el de Gélves ahormó la cabeza de su oponente con eficaces pases, escuchó palmas tras tumbar al morlaco de una estocada trasera y desprendida.

El blando quinto tomó cuatro varas sin codicia. Joselito tomó las banderillas y colocó un primer par superior, quebró por segunda vez aguantando valientemente al animal que acudió gazapeando, al caerse un palo en la tercera entrada quiso poner un cuarto pero desistió viendo las pocas fuerzas del toro. Lo banderilleó en mangas de camisa ya que el cárdeno le destrozó la chaquetilla en un desplante de rodillas a la salida de un quite. Inició la faena con un pase por alto al que siguieron tres naturales enormes y pases de todas las marcas. Buen pinchazo, más pases que fueron ovacionados y media estocada superior que tumbó al animal sin puntilla.

El primero de Belmonte se llamaba Tabacoso, era negro y entró por cuatro veces a los montados en donde se le vio su blandura. El trianero, de tabaco y oro, comenzó la faena con uno por alto, otro fenomenal y dos molinetes, superior resultó el dado por bajo rodillas en tierra. Señaló un pinchazo y a continuación dio una estocada inmensa de la que salió cogido sin sufrir daño alguno, le tributaron una gran ovación.

El castaño cuarto tomó cinco varas pero salió suelto de todas ellas. Al dar el primer pase salió achuchado, siguió la faena con algún apuro que otro lo que hizo que Belmonte se desconfiara . Tras ser seriamente acosado se perfiló y en tablas colocó una estocada corta que bastó, fue muy aplaudido.

El último de la tarde tomó cuatro varas sin empujar. El de Triana comenzó su faena con dos magníficos pases por alto muy ajustados, siguió con otros cada más más cerca que remató agarrándose a los pitones. Le tributaron una enorme ovación tras un pinchazo y una gran estocada.
Los dos toreros fueron premiados con cerradas ovaciones a lo largo de la tarde en las tandas de quites.  Al final salieron en hombros entre el entusiasmo de los aficionados.

martes, abril 16, 2013

El 16 de abril del año ...

***   ... 1979 el matador de toros venezolano Ángel Ramón Ortega Sulbarán -Ángel Sulbarán en los carteles-, se quitó la vida mediante ahorcamiento en el apartamento en que vivía en la capital mejicana. Dejó una breve nota en la que pedía perdón a todos aquellos que creyeron en él, asimismo indicaba que no debía culparse a nadie de su muerte.


Nació el 15 de marzo de 1955 en el estado de Anzoátegui (Venezuela). Hizo casi toda su breve carrera taurina en Méjico, adonde llegó en el año 1977 después de haber toreado novilladas sin caballos en España.
La alternativa la tomó el 1º de octubre de 1977 en la plaza de toros de San Miguel de Allende, Guanajuato, Méjico, de manos de Eloy Cavazos que le cedió el toro Iniciador, de Montecristo, de segundo espada actuó Ernesto San Román (El Querétano).

lunes, abril 15, 2013

El 15 de abril del año ...

***   ... 1928 en la primera corrida de abono se lidiaron por vez primera en Madrid los toros de Samuel Hermanos, de Albacete, llevaban el hierro de Gamero Cívico. Toros con trapío, gordos, cinqueños, que resultaron bravos e hicieron una buena pelea con los del castoreño. Fueron nobles sin otro peligro que la propia bravura, no hicieron ninguna cosa fea. El cuarto fue sustituido al estar reparado de la vista por otro del duque de Tovar.

La corrida había quedado el año anterior en los prados de la Empresa que se ocupó de alimentarlos muy bien durante el invierno. El cartel estaba compuesto por Fausto Barajas, Antonio de la Haba (Zurito) y Juan Espinosa (Armillita).

El primero en salir al ruedo atendía por Pie de Liebre, en el arrastre fue premiado con la vuelta al ruedo.
Barajas estuvo valiente durante toda la tarde siendo premiado con aplausos al terminar con sus toros.
El cordobés estuvo con ganas aunque no logró lucirse, demostró gran estilo al ejecutar la suerte suprema.
El mejicano consiguió algunos buenos naturales en el tercero de la tarde aunque sufrió frecuentes desarmes. Se lució con las banderillas pero con la espada se echaba fuera cada vez que atacaba, le tocaron algunos pitos.

domingo, abril 14, 2013

El 14 de abril del año ...

***   ... 1838 cuando Rafael Pérez de Guzmán se dirigía a torear a Madrid la diligencia en que viajaba fue asaltada por unos bandoleros en el lugar denominado cuesta del Matadero o de la Carrocaña, en las proximidades del pueblo toledano de La Guardia. A la escolta militar que custodiaba el vehículo se unió de inmediato el aristócrata Rafael que persiguió y dio muerte  a uno de ellos, acto seguido fue alcanzado por un disparo de uno de los facinerosos que le causó la muerte.

Debía torear en la villa y corte el día 23 de ese mes, al no poder hacerlo por la tragedia acaecida en la nómina del haber de los lidiadores la Empresa hizo constar: "Rafael Pérez de Guzmán, escriturado de tercera, y que no llegó a tiempo, se le abona, sin embargo, su haber, con arreglo a lo convenido con sus compañeros, que le suplieron". Pérez de Guzmán había sido contratado esa temporada de 1838 como tercer espada junto a Francisco Montes y Roque Miranda.

Nació en Córdoba el 1º de abril de 1802, en el número 2 de la calle de las Campanas. Era hijo de don Enrique Pérez de Guzmán y de doña Dolores Fernández de Córdova, condes de Villamanrique del Tajo. Se hizo militar y a los 28 años fue destinado como oficial al Regimiento de Caballería del Príncipe, en la ciudad de Sevilla.
En contra de la oposición familiar se hizo torero y como contaba con la complacencia de Antonio Ruíz (El Sombrerero) y de Juan León ya no hubo nada ni nadie que le hiciera desistir de dedicarse por entero a esta profesión.
Tomó la alternativa en Aranjuez el 29 de mayo de 1831 de manos de Francisco Montes (Paquiro) teniendo a Roque Miranda (Rigores) como testigo.

sábado, abril 13, 2013

El 13 de abril del año ...

***   ... 1982 fallece en accidente de carretera el diestro francés Jacques Brunet André (Jaquito). Cuando regresaba de la feria de Arlés su automóvil giró hacia la izquierda y entró en colisión con un camión que circulaba en sentido contrario resultando muerto a consecuencia del golpe, el siniestro tuvo lugar en el municipio de Bellagarde, en el sudeste de Francia.

                                                           (Foto: Jacques Brunet)

Nació en Nimes el 26 de marzo de 1948. Tomó la alternativa en Tarragona el 15 de agosto de 1976, Gabriel de la Casa le cedió el toro Campanito, de Javier Molina, y Agustín Parra (Parrita) actuó de segundo matador.
En 1978 fue herido de gravedad en Nimes y decidió abandonar el escalafón en que militaba. Su última corrida como matador de toros tuvo lugar el 22 de octubre de ese año en su ciudad natal, junto a Nimeño II y Simón Casas. Se hizo banderillero y se especializó como puntillero.

viernes, abril 12, 2013

El 12 de abril del año ...

***   ... 1914 con el nombre de El Sport se inaugura en Barcelona una nueva plaza de toros, se lidiaron ocho toros e Veragua a cargo de Vicente Pastor, Manuel Mejías Rapela (Bienvenida), Martín Vázquez y Sergio Vigiola (Torquito).

Al primero le realizó Pastor una laboriosa faena ya que el animal había quedado muy aplomado tras los dos primeros tercios, sobresalieron unos valientes pases con la izquierda y otros muy ceñidos de pecho. Escuchó palmas tras la estocada que tumbó al toro.
El cárdeno quinto tuvo poder, tomó siete varas y mató igual número de caballos. Faena inteligente culminada con una estocada algo trasera.


El jabonero segundo tomó tres varas y mató un jamelgo. Bienvenida, tras varios intentos fallidos con las banderillas hubo de colocarlas a la media vuelta, el toro no colaboró. Faena descompuesta tras las acometidas peligrosas y poco claras del toro, lo mató de estocada caída.
Tuvo poder el sexto pero tardeaba en las embestidas, el pacense lo toreó sin apreturas antes de recetar un pinchazo sin clavar y una estocada baja.

Martín Vázquez se lució en verónicas al recibir al negro y meano tercero. Magnífica fue la faena de muleta que puso fin de una estocada atravesada y otra en su sitio, necesitó de tres intentos con el descabello.
El séptimo tomó seis varas, Pastor y Vázquez se lucieron en quites y pusieron superiores pares de banderillas. Vázquez estuvo muy valiente con la franela y superior con la estada.

Cinco varas tomó el cárdeno obscuro salido en cuarto lugar. Tras una buena faena Torquito acabó con el animal de media estocada atravesada.
Cumplió bien en varas el jabonero que cerró el festejo. Faena movida del vizcaíno, fue ayudado por Vicente Pastor, que refrendó de dos pinchazos y media en su sitio.

La plaza de El Sport fue ampliada en 1916 y vino a llamarse Monumental. Existían ya otras dos plazas importantes, la llamada de la Barceloneta, construida en 1834, y la de las Arenas, inaugurada en 1900.


                                                 


jueves, abril 11, 2013

El 11 de abril del año ...

***   ... 1993 este Domingo de Pascua se celebró en la Maestranza sevillana una corrida de toros en la que Manuel Díaz (El Cordobés) recibió la alternativa de manos del camero Curro Romero, como testigo de la ceremonia actuó Antonio Ruíz (Espartaco), se lidiaron seis toros con buena presencia pertenecientes a la ganadería de Alvaro Domécq.
El paseíllo se hizo sin música y a continuación se guardó un minuto de silencio como homenaje a Don Juan, Maestrante Mayor, la banda de música rompió el silencio cuando comenzó a tocar la marcha real.

El primer torrestrella era muy bravo y El Cordobés, de verde y oro, lanceó a Quitasuerte entre enganchones. Con la muleta aguantó lo indecible a un toro que tras buena pelea en varas terminó por quedarse, faena que despertó interés y emoción ya que el torero no se enmendaba cuando el animal se le paraba en la mitad de la suerte. Escuchó una ovación cuando dobló su oponente tras un pinchazo y una estocada.
No pudo lucirse con el sexto que se revolvía con prontitud y le ponía de continuo en aprietos. Faena enrabietada exponiendo mucho aunque no consiguió llevar enganchado al toro, la verdad es que no se podía arriesgar más de lo que lo hizo, con su cercanía se presentía la cogida en cualquier momento. Entrando con rectitud cobró un soberbio volapié que tumbó al toro sin puntilla, la ovación del público sevillano no se hizo esterar.

Curro Romero mató a su primero con brevedad y se silenció su labor, en el otro escuchó pitos tras acabar con él de mala manera.
El diestro de Espartinas tuvo una muy importante actuación, tras un pinchazo en hueso y un magnífico volapié le concedieron la oreja de su primero. En el quinto, que fue el peor de la corrida, hizo un derroche de pundonor, tras una estocada caída fue ovacionado.

miércoles, abril 10, 2013

El 10 de abril del año ...

***   ... 1920 los hermanos Marcial y Pablo Lalanda -diecisiete y dieciocho años respectivamente- torean en Madrid, no fue su presentación oficial, en una fiesta organizada por el Palacio Real para los marqueses de Carisbrooke, hermanos de la reina Victoria, pudieran presenciar un festejo con lidia de reses bravas.

La asistencia a la novillada era por invitación y además de la familia Real y sus egregios huéspedes asistieron todo el elemento oficial, la aristocracia madrileña, militares y gran número de personalidades.

Vestido a la federica actuó como rejoneador Basilio Barajas, se desencadenó la lluvia y cuando se lidiaba el tercer novillo hubo de suspenderse el festejo ya que era tanta la cantidad de agua que caía que hacía imposible el permanecer en los tendidos.

Con el fin de que los Lalanda hicieran oficialmente su presentación ante el público madrileño, la Empresa organizó el siguiente 24 de junio una novillada   con reses de Veragua, los novillos salieron muy malos aunque los aficionados pudieron darse cuenta de las aptitudes taurinas de los debutantes.  

martes, abril 09, 2013

El 9 de abril del año ...

***   ... 1942 resueltas las dificultades que llevaron a suspender la corrida anunciada el Domingo de Resurrección, que inauguraba la temporada en Madrid, quedó acordado que la corrida se celebrase el jueves siguiente, día al que hacemos referencia. El motivo de tal suspensión fue que los hermanos Pepe y Antonio Bienvenida, que iba a tomar la alternativa, se negaron a torear debido a que dos de los toros de Miura que debían lidiarse fueron sustituídos por otros dos de Terrones, confirmaron que si todos los astados no eran de la ganadería miureña no toreaban. Los dos toreros fueron llevados a la Dirección General de Seguridad y más tarde encarcelados. Pepe y Antonio salieron de la cárcel en la mañana del miércoles para que el jueves pudiesen torear la corrida anunciada, al final todo se solucionó cuando trajeron desde Lora del Río dos hermanos de camada de los desechados.


Una enorme ovación y grandes signos de simpatía recibieron los dos hermanos cuando iniciaron el paseíllo. Abrió el festejo el toro Cabileño, número 76, cárdeno, muy bien presentado, que fue sujetado por el capote de Boni. Acto seguido Antonio le saludó con unas verónicas superiores rematadas con un recorte ajustado, en los quites se lucieron los Bienvenida dando a su toreo de capa emoción arte y pinturería. Tomaron las banderillas y juguetearon con el animal antes de que Antonio cuarteara un par precioso de ejecución y colocación, cerró el tercio Pepe colocando en lo alto cuatro palitroques de poder a poder.

Tras la entrega de trastos el neófito, de grosella y oro, brindó el toro a su hermano y acto seguido a todos los asistentes. La faena la inició con la muleta plegada cambiando en la misma cara del astado, pases con la diestra para seguir con magníficos naturales semicirculares que hicieron que se oyera una sonora ovación. Repitió el cambio y siguió deleitando a todos los presentes con pases preciosistas antes de cuadrar y recetar un pinchazo bueno, otro y una estocada hasta la mano, hubo de descabellar y tras la petición de oreja dio una vuelta al ruedo.

A partir de este momento la corrida fue a menos y aunque Pepe estuvo muy bien en el segundo de la tarde, en torero y dominador, no se empleó y declinó toda pelea con los que le tocaron en suerte. El nuevo doctor en tauromaquia era la primera vez que toreaba ese año y es posible que la responsabilidad le pudiese.

Los toros primero y sexto fueron buenos, el segundo codicioso y con poder, el manso tercero fue fogueado, huía el cuarto y el quinto fue devuelto a los corrales siendo sustituído por otro de Tovar. Los toros lidiados en tercero y quinto lugar fueron los que trajeron para cubrir los puestos de los que desecharon el domingo.

lunes, abril 08, 2013

El 8 de abril del año ...

***   ... 1888 adquiere la antigüedad la ganadería de Pablo Romero al lidiar este día una corrida en la madrileña plaza de la carretera de Aragón. Se encargaron de la lidia y muerte de los toros el sanluqueño Manuel Hermosilla Llanera y el cordobés Rafael Guerra Bejarano (Guerrita).

                                                                                   El primer toro en pisar la arena atendía por Cuchillero, bravo y con poder, al igual que sus hermanos, fue premiado con dos vueltas al ruedo. En total entraron a los montados en 57 ocasiones, derribaron 23 veces y mataron 10 caballos.

Los toros de esta ganadería llevaban una mezcla de las castas Jijona, Cabrera, Vázquez, Navarra y Gallardo. Fue formada por Rafael José Barbero con vacas jijonas y sementales de Cabrera. En 1870 la adquirió Rafael Laffite y Castro; en 1885 la compró Carlos Conradi y en ese mismo año pasó gran parte de ella a don Felipe de Pablo Romero.

Estuvo considerada como una ganadería modelo y sus toros obtuvieron la más alta cotización en todas las plazas. Eran toros de excelente trapío, largos, hondos, muy bien armados y serios, predominaban las capas cárdenas.

domingo, abril 07, 2013

El 7 de abril del año ...

***   ... 1929 debuta en la madrileña plaza de Tetuán de las Victorias el borojeño Domingo López Ortega, estuvo acompañado por el sevillano José García (Maera) y Pérez Soto, se lidiaron novillos de Cobaleda. Su paisano Salvador García había hablado con Dominguín de las exquisiteces de Ortega consiguiendo que el recién arrendatario de esa plaza pusiese a su patrocinado en esa novillada.


En el diario ABC anunciaron el festejo de esta manera: "Empresa Dominguín.- Hoy a las cuatro y cuarto de la tarde, gran corrida de novillos. Se lidiarán seis reses de la ganadería de Cobaleda. Alternarán: Pérez Soto, Maera y Domingo L. Ortega, nuevo en esta plaza".

Al día siguiente el cronista J. Carmona escribía en dicho periódico sobre la actuación del de Borox lo siguiente: "El nuevo diestro Domingo L. Ortega, que hacía su presentación, causó excelente efecto por sus verónicas estatuarias y llenas de emoción. Con la muleta, en cambio, mostró falta de entrenamiento, lo que le hacía dudar y salir apurado en cada pase, sin que ello amenguase su valor, que es la cualidad indispensable del que aspira a ser lidiador de nota.

Al muletear a su primero sufrió un terrible revolcón, que se repitió al dar la estocada. Saltó el bicho al callejón, del que costó mucho trabajo sacarle, y como el diestro tardara en descabellar, sonó un aviso. Al sexto lo toreó por verónicas temerarias y le muleteó por la cara, para una estocada contraria a fuerza de ceñirse. El público aplaudió en el muchacho su voluntad y valor".
Maera cortó una oreja en su primero y Pérez Soto fue ovacionado en su lote.

sábado, abril 06, 2013

El 6 de abril del año ...

***   ... 1931 en tarde de mucho viento se celebró en Madrid la corrida de inauguración de la temporada, Corrida de Beneficencia, y en la que el cretense Nicanor Villalta obtuvo un gran triunfo en el quinto del festejo. Se lidiaron ocho toros de la ganadería de doña Juliana Calvo, bravos, con casta y que hicieron buena pelea con los montados, fueron estoqueados por los diestros Nicanor Villalta, Joaquín Rodríguez (Cagancho), Francisco Vega de los Reyes (Gitanillo de Triana) y Jesús Solórzano, que confirmaba alternativa.


Villalta mantuvo toda la tarde al público entusiasmado con su valentía y firme voluntad . Magnífico fue el toro que le correspondió en segundo lugar, atendía por Banderillo y se lo brindó a Domingo Ortega y a Domingo González Mateos (Dominguín) que ocupaban asiento de barrera. Quiso el maño jugarse todo en este toro y echándole conocimiento y agallas compuso una faena poderosa ejecutada la mayor parte de ella con la zurda. No se cansó de dar naturales en series que remataba con pases de pecho muy ajustados, tanto que en más de uno pasó el toro entre la muleta y el torero. Coronó la faena con una superior estocada volcándose encima del toro que rodó sin puntilla, entre una enorme ovación le entregaron los máximos trofeos. Al salir de la plaza los espectadores sólo hablaban de la faena del aragonés, daba la impresión de que había toreado en solitario.


viernes, abril 05, 2013

El 5 de abril del año ...

***   ... 1920 se celebró en Madrid la Corrida de la Beneficencia con la asistencia de los Reyes en el palco, plaza a rebosar para presenciar la confirmación de alternativa de Ignacio Sánchez Mejía.
Su cuñado Joselito, en calidad de padrino, le cedió el toro Presumido, berrendo en negro y cinqueño, de los Herederos de don Vicente Martínez, Juan Belmonte y Manuel Varé (Varelito) actuaron de testigos.

Sánchez Mejía, de grana y oro, recibió al toro del doctorado con un cambio de rodillas para una vez en pié seguir toreando de capa suavemente. Tomó los palos y partiendo desde los medios colocó dos pares, cerró el tercio con otro teniendo al animal cerrado en tablas. La faena de muleta la inició con pases sentado en el estribo. Templando las embestidas lo sacó al tercio para torear por redondos corriendo la mano y dar naturales y de pecho muy apretados, todos con suma valentía. Pinchazo hondo, una entera atravesada y otra parecida bastaron para acabar con el toro, dio una vuelta al ruedo.
La faena al último de la tarde la inició con ambas rodillas en tierra, faena corta a un toro que se revolvía muy rápido sin dar tiempo a colocarse, dio una estocada muy atravesada y lo tumbó con un descabello.

Joselito cortó una oreja en el primero de su lote, Rondador, fue su última oreja en la plaza de toros de Madrid. ¡Qué cerca estaba ya Talavera de la Reina!.
Belmonte estuvo vulgar en sus dos toros. Varelito toreó con voluntad pero sin arte, con la espada volvió a demostrar que era una primera figura como matador.

jueves, abril 04, 2013

El 4 de abril del año ...

***   ... 1851 en el Hospital en donde se encontraba internado falleció el diestro madrileño Isidro Santiago (Barragán). En la novillada celebrada en Madrid el 23 de marzo de ese año sufrió un percance que al final tuvo funestas consecuencias, el astado de nombre Jardinero, de don Dámaso González, le empitonó cuando le pasaba de muleta y le infirió una cornada en la pantorrilla izquierda.

Cuando se estaba recuperando en el centro hospitalario recibió la visita de su íntima amiga la Cacharrera a quien acompañaba un conocido con quien el torero sospechaba que le era infiel. Fue tal el disgusto que se llevó Barragán que se le presentaron una fiebres nerviosas seguidas de un cuadro de septicemia generalizada que dieron lugar a su muerte, contaba 40 años de edad.

Nació en Madrid el 23 de febrero de 1811. Actuó como subalterno en las cuadrillas de Juan Jiménez (El Morenillo) y de Manuel Romero. En Madrid se presentó como matador el 5 de junio de 1843 en compañía de Pedro Sánchez (Noteveas) y Francisco de los Santos.
A pesar de haber actuado como matador con los espadas más sobresalientes de su tiempo no le hacía ascos a cuantas novilladas le eran ofrecidas. De carácter tímido era valiente ante los astados y no andaba exento de conocimientos técnicos.

miércoles, abril 03, 2013

El 3 de abril del año ...

***   ... 1927 en la plaza Monumental de Barcelona se celebró la primera corrida de toros organizada por don Pedro Balañá, en ella tomó la alternativa el santanderino criado en Valencia, Félix Rodríguez Ruíz.


Victoriano Roger (Valencia II) le cedió el toro Giraldillo, negro, de don José Bueno, actuó de segundo espada Manuel del Pozo (Rayito).
En su primero, se lo brindó al pintor y cartelista taurino Carlos Ruano Llopis, dio una vuelta al ruedo. En el último de la tarde le concedieron un apéndice.


***   ... 1927 en la novillada celebrada este día en la plaza de toros de la carretera de Aragón se ensayó la medida consistente en que no salieran al ruedo los picadores hasta después de haber fijado a los toros, se comprobó su conveniencia a satisfacción de todos y ya se siguió con este sistema hasta la actualidad.

En cuanto a los petos protectores para los caballos, en la primer novillada de la temporada celebrada el 6 de marzo anterior se probó alguno de los modelos que se habían seleccionado.
El público no era partidario de ellos, pero el Gobierno del general Primo de Rivera estaba decidido  que se adoptase, se siguió analizando el asunto ya que nada se resolvió por entonces. La obligatoriedad del uso del peto se implantó oficialmente en 1928.

martes, abril 02, 2013

El 2 de abril del año ...

***   ... 1936 se presentó con picadores en la plaza de toros de Madrid la señorita madrileña Juanita Cruz, acartelada con Félix Almagro, Silvino Zafón (Niño de la Estrella) y Miguel Cirujeda, en la lidia y muerte de novillos pertenecientes a las vacadas de doña María Hernán, viuda de Aleas, y de doña Carmen de Federico.


Juanita veroniqueó a su primero, grande y mansurrón, de la viuda de Aleas, con valor y soltura y fue ovacionada al igual que en los quites que realizó. Faena en la que puso de manifiesto su soltura con la franela demostrando su capacidad para dedicarse a la profesión, tras un gran pinchazo y media estocada, que escupió el novillo, dobló el animal. Juanita pasó a la enfermería lesionada.

Cuando volvió a salir, el sobresaliente Chatillo había dado ya al último novillo de doña María Hernán algunos capotazos. Cruz fue ovacionada tras dar unas verónicas con arte, idéntico premio obtuvo tras los quites. Brindó al público e hizo una faena adornada y valiente, en uno de los pases resultó volteada. Se levantó enrabietada con la falda-pantalón destrozada y despenó a su oponente de dos pinchazos y una estocada contraria, las tres veces entrando por derecho. Escuchó una gran ovación mientras daba la vuelta al ruedo con la oreja de su enemigo.

El 1º de Abril del año ...

***   ... 1956 con lleno completo tomó la alternativa en la Maestranza sevillana el santaolallés Gregorio Sánchez -Gregorio Lozano Sánchez era realmente su nombre-, Antonio Bienvenida le cedió el toro Barquillero, cárdeno, de Buendía, y Joselito Huerta testificó la ceremonia.

Gregorio, de blanco y oro, recibió al del doctorado con verónicas rematadas con media con los pies juntos y una revolera. Nueva serie de igual índole y unas chicuelinas apretadas en su quite, fue ovacionada su labor con el capote. Tras recibir los trastos de matar se dobló con la res para seguir con unos derechazos, el toro le hizo un extraño pero el torero siguió impávido. Volvió a citar con la diestra y esta vez fue derribado y empitonado en el suelo. Trasladado a la enfermería los doctores Leal y Vila  pronosticaron de grave la cornada de quince centímetros de profundidad que sufrió en la región glútea derecha. Antonio Bienvenida acabó con el toro de una estocada corta y baja.
En el poco tiempo que estuvo Gregorio Sánchez en el ruedo dejó patente su condición de valiente y su gran pundonor

Antonio Bienvenida, de morado y oro, dio la vuelta al ruedo en su segundo tras petición de oreja y silenciaron su labor en el cuarto. Joselito Huerta, de verde claro y oro, obtuvo silencio tras la muerte de los tres astados que le correspondieron.