sábado, agosto 27, 2016

El 27 de agosto del año ...

***   ... 1961 fue inaugurada la plaza de toros de San Sebastián de los Reyes con una corrida de toros en la que Victorino Martín lidiaba sus toros por primera vez, aunque todavía lo hizo a nombre del anterior propietario de la divisa, Eduardo Calvo Hermanos, la antigua Albaserrada. 
Se encargaron de su vida y muerte los diestros Antonio Bienvenida, Antonio Chenel (Antoñete) y Curro Montes.

Fue el periodista Pepe Luis Dávila quien la bautizó como La Tercera, porque en Madrid ya existían las de Las Ventas y Vista Alegre. También es conocida como "la del diluvio" debido a que fueron 40 los días que tardaron en construirla.

Los encierros de San Sebastián de los Reyes que desde antaño son una tradición popular, fueron declarados como Bien de Interés Cultural por el Ayuntamiento de la localidad. Se llevan a cabo coincidiendo con las fiestas que en honor del Cristo de los Remedios se celebran a finales de agosto y que la Comunidad de Madrid las declaró como de Interés Turístico Nacional.

A los encierros de este municipio también se les conoce como los de la Pamplona Chica. La manga habitual tiene un recorrido de 820 metros de longitud y discurre por las calles Leopoldo Gimeno, Real Vieja, Postas, Real, Estafeta y Avenida Plaza de Toros.


viernes, agosto 26, 2016

El 26 de agosto del año ...

***   ... 1932 la indignación del público que esa tarde llenaba la plaza y se disponía a presenciar una de las tradicionales corridas de la feria de Almagro derivó en conflicto y varios energúmenos prendieron fuego a la plaza.

Estaba anunciada una corrida de ocho toros con divisa encarnada y negra, de la ganadería de don Luis Bernaldo de Quirós, que sería lidiada por los diestros Marcial Lalanda, Domingo Ortega, Luis Gómez (El Estudiante) y Antonio García (Maravilla). A última hora se cayó del cartel el torero de Vaciamadrid y la corrida quedó reducida a tres espadas.

Los matadores tenían firmado un contrato según el cual recibirían sus honorarios a las doce de ese día. Cercana ya la hora de comenzar el festejo sin que el empresario hubiese hecho acto de presencia en la pensión para hacerles efectivas las cantidades estipuladas, éstos, que ya estaban vestidos de luces, se negaron a ir a la plaza hasta que no obrara en su poder sus honorarios.

El alcalde, Tomás Domínguez, trató de solucionar tal disentimiento con los apoderados de los toreros y el empresario Alfonso Holguín. Propuso intervenir de las taquillas las 28.000 pesetas importe de los contratos de los lidiadores. Como sólo había 21.000 pesetas el alcalde les indicó que ya se llegaría a un acuerdo hasta poder completar la cifra total. Todos estuvieron de acuerdo excepto el diestro de Borox que dando fe a su postura subió a su coche y junto a la cuadrilla partió al instante de Almagro, sin tan siquiera perder tiempo en quitarse el traje de luces. Esa conducta fue rápidamente respaldada por el resto de sus compañeros que de igual guisa salieron de la localidad.

Mientras el público ajeno a estos acontecimientos había llenado la plaza. A la hora anunciada para su comienzo el patio de cuadrillas estaba desierto y cuando se enteraron del motivo la indignación de la gente fue creciendo de tal manera que algunos empezaron a arrancar la madera de los palcos y amontonarla para prenderla fuego. No tardó mucho en verse arder distintos sitios de la plaza y rápidamente el fuego se propagó a las barreras, mientras el pánico se había hecho presa de las personas que trataban de huir del coso.

Varios alborotadores liberaron a los toros que desmandados huyeron al campo, la Guardia Civil les dio muerte cerca del municipio de Bolaños. A todos menos a uno, que fue descuartizado en la plaza por unos espabilados que se hartaron de comer carne de toro en días sucesivos.

El gentío se dirigió a la alcaldía solicitando la devolución del dinero pagado por las entradas, cosa que se llevó a cabo en su totalidad.
En una reunión presidida por el Gobernador de la provincia fue suspendido de su cargo Tomás Domínguez, por su indolencia en el desarrollo de sus funciones.

miércoles, agosto 24, 2016

El 24 de agosto del año ...

***   ... 1919 en la plaza de toros de Almería el novillero Luis Muñóz Casas sufrió una cornada en el bajo vientre, con salida del epiplón, de la que fue asistido en la enfermería de la plaza, el percance ocurrió al entrar a matar al segundo novillo de su lote sin que estuviese igualado. No logró recuperarse y tras una larga agonía falleció el siguiente 9 de septiembre. Fue la primera víctima mortal habida en el coso almeriense. Natural de esta localidad había nacido en el año 1899, su residencia habitual la tenía en Barcelona.

Los novillos de la ganadería de Manuel Santos no pudieron tener una condición más execrable, mansearon con peligro y tres de ellos fueron fogueados.
Muñóz, faena temeraria al segundo de la tarde al que le cortó una oreja. Saulo Ballesteros (Herrerín Chico), estuvo bien en su primero y poco afortunado en el otro. José López Vicente (Iguiño), fue el triunfador al obtener dos orejas.


domingo, agosto 21, 2016

El 21 de agosto del año ...

***   ... 1958 falleció en Madrid el quismondano Domingo González Mateos (Dominguín), ex matador de toros -Joselito el Gallo le dio la alternativa en Madrid- y padre de los toreros Domingo, Pepe y Luis Miguel, apodados todos ellos con el alias Dominguín. Su hija Carmen se casó con el torero Antonio Ordóñez.

Dedicó toda su vida a los toros, primero como torero, luego, como empresario, y después, como apoderado. Hombre de inteligencia despierta y grandes dotes humanas, poseía un don de gentes extraordinario.
Como empresario dio credibilidad a la madrileña plaza de Tetuán de las Victorias y de su mano como apoderado vino la revelación rápida y brillante del borojeño Domingo Ortega, no le pasó inadvertida su connatural capacidad como lidiador y las enormes posibilidades del incipiente torero.

El traslado de los restos mortales de Domingo González Mateos se hizo desde la casa mortuoria, en la calle del Príncipe, a la Sacramental de San Isidro. La presidencia del duelo estuvo formada por el presidente de la Diputación Provincial, marqués de la Valdavia, y los hijos del finado.

                                              (Domingo, junto a sus hijos en una tienta)

sábado, agosto 20, 2016

El 20 de agosto del año ...

***   ... 1936 durante la contienda civil española un ataque de la aviación roja sorprendió en la calle al ex torero Francisco Gutiérrez Serrano (Serranito de Córdoba) mientras repartía agua a domicilio con la ayuda de una borrica, líquido que se abastecía de la famosa fuente cordobesa denominada de los Picadores.

Su precaria situación económica motivada por la amputación de una pierna a causa de una cornada le obligó a dicha ocupación. Para su mayor desgracia una bomba explotó ese día cerca de él ocasionándole la muerte y la de su burra.

Nació en Córdoba el 10 de enero de 1886, era hijo del capataz que Machaquito tenía en su finca "Hacienda de San Rafael". El 20 de junio de 1913 lo llevó Rafael González como sobresaliente al festival organizado en Pozoblanco (Córdoba) y le cedió uno de sus toros, uno de los cuatro del festejo. Se presentó en Madrid el 31 de agosto de 1913 para matar reses de Esteban Hernández, con José Muñagorri y Matías Lara (Larita). Tomó la alternativa el 25 de julio de 1921 en Córdoba de manos de José Flores (Camará) con toros de Sánchez Rodríguez, de segundo espada actuó Francisco Ferrer (Pastoret).

Ayuno de contratos renunció a su doctorado y pasó de nuevo al escalafón inferior. A consecuencia de la cogida que el 25 de julio de 1929 sufrió en la plaza de Los Tejares, Córdoba, tuvieron que amputarle la pierna izquierda ya que hizo acto de presencia la gangrena.

jueves, agosto 18, 2016

El 18 de agosto del año ...

***   ... 1968 por primera vez se lidian en la plaza de Las Ventas seis toros a nombre de Victorino Martín Andrés, de Galapagar (Madrid), por los diestros José Osuna, Adolfo Ávila (El Paquiro) y Adolfo Rojas.

Terciados de peso, de 471, 488, 485, 489, 544 y 514 kg. respectivamente, tuvieron fuerza, genio, poder, y trajeron en jaque a los montados, a excepción del cuarto que manseó ante el peto. Entre todos acudieron al caballo una veintena de veces y a pesar de pegarles con firmeza no lo acusaron en el último tercio. Bien es verdad que llegaron un tanto descompuestos, debido sin duda a la malísima lidia que se les dio, todos mantuvieron la boca cerrada hasta la muerte.

Los tres espadas anduvieron por el ruedo desconcertados y no consiguieron domeñar a ninguno de sus oponentes. Por su escasez de recursos les vinieron grandes los albaserradas, toros de verdad, que necesitaban que se bregase mucho con ellos y que se les diera una lidia adecuada.

Osuna estuvo valentón en algunas ocasiones pero escuchó muestras de desagrado. Rojas puso empeño y voluntad aunque el resultado no fue nada brillante. El Paquiro fue volteado a la salida de un pase e ingresó en la enfermería con conmoción cerebral, no volvió a salir.


miércoles, agosto 17, 2016

El 17 de agosto del año ...

***   ... 1908 lidia por primera vez sus toros en España la ganadería portuguesa de Braganza. Fue en la segunda corrida de la feria de Ciudad Real con los diestros Gallito, Regaterín y Relampaguito. Los seis astados, hermosos y bien presentados, dieron buen juego y mataron entre todos diez caballos.

Gallito mató a su primero de un pinchazo y una buena estocada; a su segundo de media estocada en lo alto tras una muy buena faena.
Regaterín, al entrar a matar al segundo de la tarde, sufrió un fuerte varetazo que le obligó a pasar a la enfermería. Gallito remató al toro que ya estaba herido de una estocada. Ya repuesto de la cogida Antonio Boto acabó con el quinto de un buen pinchazo y un gran volapié, le ovacionaron con fuerza.
El almeriense, en su primero, muy bien con la muleta para un pinchazo, media y un descabello; tumbó al que cerró plaza de una monumental estocada, lo sacaron en hombros.

El rey Fernando VII regaló a su sobrino Miguel de Portugal, duque de Braganza, cincuenta vacas y dos sementales de la vacada que había comprado a los herederos de Vicente José Vázquez. Durante los años que se mantuvo la Real Vacada se efectuaron cruces con cuatro sementales de la ganadería de Julián Fuentes y otros seis de Gavira, todos de casta jijona.
Al ocupar Carlos I el trono de Portugal reconstruyó la Real Vacada con vacas vazqueñas descendientes de las de Miguel de Portugal, a través de Victorino de Avellar Froes y otras del duque de Veragua, cubiertas por machos de Eduardo Ibarra. Tras ser asesinado Carlos I junto a su heredero en un atentado el 1º de febrero de 1908, la reina viuda la dejó al cuidado de José Palha.