miércoles, mayo 24, 2017

El 24 de mayo del año ...

***   ... 1964 Luis Folledo, campeón de España de boxeo de los pesos medios, debutó con picadores en la madrileña plaza de Vista Alegre. Se lidiaron seis novillos de Escudero Calvo Hermanos, de Madrid, pésimamente presentados y sin hechuras, el sexto fue retirado y sustituido por otro de Molero. Tuvo como compañeros de terna a Curro Serrano y José Luis Teruel (El Pepe).


Su presentación en la segunda plaza de la capital fue considerada por muchos como una osadía ya que el púgil-torero había conseguido debutar con los del castoreño apresuradamente, sin tener la debida preparación y con sólo unos cuantos festivales para "obtener el carnet". Lo que Folledo hizo en pocas semanas a muchos les costó lo que no se sabe, sufrimientos, costalazos y múltiples privaciones antes de haber podido debutar en la carabanchelera Chata. Lo suyo fue un camino de rosas y lo presentaron como si de un novillero cuajado se tratase cuando la realidad era que apenas tenía idea de lo que quería hacer y sin aplomo para manejar los engaños con la necesaria destreza.


De media estocada despachó Folledo a sus dos antagonistas, palmas y pitos cosechó en su primero y con abundantes pitos premiaron la faena del que cerró plaza.
Curro Serrano, silencio y vuelta y El Pepe dos vueltas en el segundo y aviso en el quinto.

El 24 de mayo del año ...

***   ... 1936 a consecuencia del pleito de los toreros a las tres y media de la tarde se suspendió en Madrid la corrida que estaba programada para ese día. En la Asamblea que mantuvieron los toreros el sábado por la noche se acordó plantear la huelga de forma legal dejando a los toreros en libertad para poder torear al día siguiente.

Para la cuarta corrida de abono estaban anunciados Valencia II, Armillita y Alfredo Corrochano. La empresa, ante la situación creada por el pleito de los toreros, intentó suspender la programada y dar otra extraordinaria con distinto cartel. No le fue posible pues la Autoridad no se lo permitió alegando que era una corrida de abono y por tanto debería celebrarse tal como estaba anunciada.

A las diez y media de la mañana los toreros Valencia II y Corrochano entregaron sendos partes médicos en los que se afirmaba que se encontraban enfermos. La Empresa dio parte a la autoridad de lo ocurrido y de que las cuadrillas de los diestros se habían negado a hacer el sorteo de los toros, fue entonces cuando se intentó que actuase Armillita en solitario pero se encontraron con que no había cuadrillas y el mejicano por su parte quiso evitar que su participación se interpretase en sentido equivocado.


Tras lo ocurrido la autoridad llamó a declarar a los diestros Valencia II y Corrochano que llevaron cada uno el parte médico en el que se hacía referencia al padecimiento de determinadas lesiones. Les hicieron nuevos reconocimientos y a la vista de los resultados los dos matadores ingresaron en la cárcel. También fueron detenidos los picadores Tigre, Atienza, hermanos Aldeano, Matamoros y Marinero. Igual suerte corrieron los banderilleros Cepeda, Blanquito y Orteguita. (Fotos: Valencia II y Corrochano respectivamente)

martes, mayo 23, 2017

"Chulo" con buenos sentimientos

***   Sin duda alguna el personaje a que hacemos referencia era una persona con una honradez a prueba de bombas. Cabe suponer que en aquellos tiempos no andaría el hombre muy sobrado de reales de vellón y a pesar de ello no dudó en reaccionar como lo hizo.

El diario "La España" en su editorial del 23 de mayo de 1852 y refiriéndose a un empleado de la madrileña plaza de toros de la Puerta de Alcalá, insertaba la siguiente noticia: 

"Ramón Bonillo, chulo de la plaza de toros, pasando por el callejón de Gofre, se encontró un billete de banco de 2.000 rs.: en el instante hizo todas las averiguaciones posibles para hallar a su dueño, pero no le dieron ningún resultado satisfactorio hasta que vio anunciada en el Diario la pérdida del mencionado billete, en cuyo instante se apresuró a devolverlo; esta conducta es digna de todo elogio, y nos alegramos infinito de que el dueño del billete gratificara a Ramón Bonillo con 300 rs., como premio a su desinterés y hombría de bien."


lunes, mayo 22, 2017

El 22 de mayo del año ...

***   ... 1999 el picador José  Muñóz Ortíz falleció en la plaza francesa de Vic-Fezensac tras ser aplastado por su caballo cuando picaba al sexto toro de la tarde, "Manchonero", de Victorino Martín, sufrió un aparatoso derribo quedando atrapado bajo la cabalgadura.

En la enfermería fue atendido por el doctor Jacques Lestrade quien notificó que el varilarguero había resultado especialmente afectado en la caja torácica y que en esas dependencias había sufrido dos paros cardiacos. Ante los indicios de que se le había reventado el hígado y el páncreas los servicios sanitarios lo trasladaron urgentemente al hospital de Auch en donde certificaron su muerte.
Actuaba esa tarde a las órdenes del madrileño José Ignacio Uceda Leal, Juan Mora y Manuel Caballero fueron los dos matadores que completaban la terna.

Era natural de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) y había nacido el 20 de octubre de 1944. Era hijo del mayoral de la ganadería de Pablo Romero y hermano de los también picadores Manolo y Rafael Muñóz Ortíz. Consumado caballista estaba considerado como uno de los grandes del castoreño, ejerciendo su profesión logró fama y prestigio alcanzando cotas sólo reservadas para los elegidos. Sus restos mortales descansan en el Cementerio de San Eustaquio de Sanlúcar la Mayor.

En junio de 2007 el cuerpo de su hermano Rafael fue encontrado muerto en el fondo de un barranco conocido como "Camino Ciruelo", en Sanlúcar la Mayor. El cadáver del infortunado se encontraba en muy mal estado debajo del caballo muerto con el que todas las mañanas salía a pasear, se supone que ambos se despeñaron. Hasta su retirada estuvo actuando a las órdenes de Ortega Cano y era padre del ex matador de toros José Antonio Muñóz.

domingo, mayo 21, 2017

El 21 de mayo del año ...

***   ... 1991 el colombiano César Rincón (Julio César Rincón Ramírez), de verde esmeralda y oro, salió por primera vez a hombros de la plaza de toros de Las Ventas. Se lidiaron seis toros de herederos de don Baltasar Ibán que fueron estoqueados por los espadas Curro Vázquez, Armillita Chico y el que ahora es objeto de nuestra atención.

Fue en el toro que que cerró plaza cuando César impresionó a los presentes, aparte de su valentía, por la rapidez con que vio las condiciones de su antagonista. Tras conseguir reducir las primeras y ásperas arrancadas se llevó el toro a los medios al advertir que se rajaba en el tercio. Allí construyó una emotiva faena a base de largos naturales de mano baja, lentos y mandones, redondos con enjundia rematados con pases de pecho de cabeza a rabo, de media estocada al encuentro epilogó su quehacer en este toro, el premio de las dos orejas propició la salida en hombros de la plaza.

No se conformó César Rincón con el éxito obtenido que veinticuatro horas después volvió a dar una gran tarde de toros en el coso venteño. El público se le volvió a entregar cuando de nuevo sacó a relucir ese valor que nace del conocimiento, con el engaño por delante embarcaba las embestidas con un temple exquisito y al rematar las suertes dejaba la muleta en la cara para dar continuidad a las mismas. Rincón, de palo rosa y oro, fue ovacionado tras acabar con su primero de dos pinchazos y estocada. En el sexto, estocada, dos orejas y salida en hombros. Se lidió un toro de Alcurrucén y cinco de Murteira Grave, Ruiz Miguel y Espartaco completaban la terna.

Una vez más, el 6 de junio, repitió la hazaña de la Puerta Grande en la corrida de la Beneficencia con toros de Samuel Flores, junto a Ortega Cano que le acompañó en la salida a hombros al conseguir igual número de trofeos. Ambos cortaron dos orejas y una en sus respectivos astados.

Por cuarta vez consecutiva en una misma temporada el colombiano, de rosa y oro, volvió a salir a hombros por la Puerta Grande de la Monumental de las Ventas. Fue el 1º de octubre cuando en el quinto, de Joao Moura, muy encastado, le fueron concedidas las dos orejas, en el primero de su lote cortó un apéndice. El cartel lo completaban José María Manzanares y David Luguillano.



sábado, mayo 20, 2017

El 20 de mayo del año ...

***   ... 1820 toreando en Ronda un toro de la ganadería de Cabrera cogió al diestro Francisco Herrera Rodríguez (Curro Guillén), le infirió una cornada de la que falleció a los pocos minutos sin que pudiera evitarlo la temeridad del banderillero Juan León, el cual se arrojó sobre la cuna del astado.

Instantes trágicos ya que el toro levantó y mantuvo en las astas a ambos toreros. En el pitón derecho a Juan León López (Leoncillo), y en el izquierdo a Curro Guillén. El primero, resultó con la chaquetilla y la camisa destrozadas, pero indemne en cuanto a su físico; el segundo, con una tremenda cornada en el pecho expiraría entre los brazos de sus peones.

Nació en Utrera (Sevilla) el 16 de noviembre de 1783, fue un lidiador valiente que durante algún tiempo atrajo la atracción de los públicos que acabaron por rendirse ante su majeza, brío y gallardía. No era raro escuchar cantar por las calles la copla que la musa popular le dedicó:

                                                        "Bien puede decir que ha visto
                                                         cuanto en el mundo hay que ver
                                                         quien ha visto matar toros
                                                         al señor Curro Guillén"



viernes, mayo 19, 2017

El 19 de mayo del año ...

***   ... 1967 caso insólito lo ocurrido esa tarde en la plaza de toros de Las Ventas en la que se lidiaron seis toros de don Baltasar Ibán para Julio Aparicio, Santiago Martín (El Viti) y Pedro Benjumea, que confirmaba la alternativa.

Lo que pasó en el segundo toro de la tarde no tenía explicación se tomara como se tomara. Deben ser cosas que pasan pero que nos las comprende nadie que tenga ligeros conocimientos de lo que es una corrida de toros y posea una mente estándar y no como la de algunos presidentes, intelectos que rezuman excelencias.

El toro era manso, tanto, que el juez de plaza no dudó un instante en condenarle a banderillas negras. Y llegó la hora del último tercio. Al presentarle la muleta Julio Aparicio el manso salió huyendo como alma que lleva el diablo. El torero sin entusiasmo alguno se limitaba a dejarlo ir y al cabo de un rato y sin querer acercársele pidió la espada de matar. Fue en ese momento cuando la mente del señor presidente se iluminó y sacó el pañuelo verde para que el toro fuera devuelto a los corrales.

Todo ello se puede dar como comprensible si de antemano se admite que el que hace tamaña barbaridad es que está fuera de sus cabales. De no ser así, ¿como puede devolver un toro porque en el periodo último de su vida salga huyendo de los engaños?. Pues lo hizo y se quedó tan tranquilo.

P.D.- Lo triste del caso es que son muchas las veces que presidentes con un atracón de soberbia hacen comulgar a los aficionados con decisiones erróneas que ellos quieren que las acaten como sagradas. ¿Quién defiende a los aficionados?. ¡Qué prepotentes son algunos!.

jueves, mayo 18, 2017

El 18 de mayo del año ...

***   ... 1767 para la primera Fiesta de Toros a celebrar ese año y para que nada faltase y todo estuviese bajo control don Miguel Arana, Arrendador de la Plaza de Toros de la Puerta de Alcalá de Madrid, tenía dispuesto con una semana de antelación todos los requisitos necesarios para que la corrida se llevase a efecto.



Había dispuesto lo siguiente: Los 18 toros para dicha corrida son 6 de D. Miguel Gijón, con divisa encarnada; 6 de D. Pedro Alamín, vecino de Colmenar, con pajiza, y los 6 restante del Ldo. D. Pedro Juzgado, también de Colmenar, con azul.

Por la mañana picarán a cinco toros Francisco Muñóz y Juan Marcelo, y el último saldrá embolado, permitiéndose bajar a los aficionados.
Por la tarde picarán de vara a los cinco primeros Juan Marcelo y Juan de Escobar, natural de Sevilla y nuevo en esta plaza. A los cuatro siguientes continuarán también de vara Francisco Muñóz y Mateo Medina, natural de Almonte, Reino de Sevilla, igualmente nuevo en esta plaza. A los dos siguientes lidiarán las cuadrillas de a pié quedando el último, que saldrá embolado, para los aficionados. Tiene prevenidos para dicha corrida veinte y cinco caballos. Madrid y mayo 11 de 1767. Miguel Arana


También había solicitado el vº bº de los técnicos sobre el estado de la Plaza. "Don Ventura Rodríguez, académico de la insigne Academia de San Lucas de Roma, Director General de la Real de San Fernando y Arquitecto maestro mayor de esta Villa de Madrid y sus fuentes: He visto y reconocido la Plaza de toros extramuros de esta Villa junto a la Puerta de Alcalá y hallo que su fábrica está firme y segura para que sin riesgo ni peligro alguno del público se pueda celebrar la próxima corrida de Toros. Madrid y mayo 16 de 1767. Ventura Rodríguez."